Skip navigation

Photobucket

El peso físico del alma

Desde hace miles de años la creencia en la existencia física de eso llamado “alma” respira y se agita acaloradamente, pese a que, como todo el mundo sabe, no puede ser vista, tocada, oída o siquiera degustada. Platón, que prefería siempre las cosas que venían en paquetes tripartitos, rezongaba diciendo que el alma era la idea eterna que estaba formada por tres partes (una mental, una emocional y otra espiritual) y que, al morir, cada una tomaba su camino y el alma espiritual regresaba a la “dimensión luminosa” de donde –a su entender– procedían todas las almas.

Aristóteles extendió la noción y se despachó diciendo que todos los seres vivos tienen en sí un principio vital o alma –mortal– que regula todas sus funciones vitales, y que muere junto a él (las plantas tienen un alma vegetativa; los animales, un alma sensitiva; y los seres humanos, un alma racional).

Y las firmas siguen: Hesíodo dice: “es un aliento que mantiene la vida del cuerpo inanimado y que lo abandona cuando el ser humano muere o está moribundo o desmayado); Hegel :“la manifestación sensorial inferior del espíritu en su nexo con la materia”).

De carne somos

Pero todo siempre fue mero discurso y ahí se quedaba. Nada de experimentación, medición ni observación. Hasta que recién en 1907 el médico estadounidense Duncan Mac Dougall (de Haverhill, Massachusetts) osó hacer lo que ni a Platón ni a Aristóteles se les había ocurrido: pesar –literalmente– un alma. Decididamente, lo primero que hizo fue comprar una “cama-balanza” que –según lo engatusó el vendedor– era sensible al peso de un pelo. Así, la armó y la arrinconó cerca de la ventana de su oficina. Lo que le faltaba entonces eran candidatos que dejaran pesar su yo interior más íntimo. Nadie sabe cómo, pero para febrero de ese año había reclutado a seis moribundos (cuatro de tuberculosis, uno de diabetes y el sexto de causas no especificadas). Y así fue: los observó antes, durante y después del proceso de muerte y midió puntillosamente cada cambio de peso. El resultado parecía coincidir en cada caso: exactamente, 21,262142347500003 gramos era la diferencia entre el peso del cuerpo viviente y del cadáver. O dicho en otras palabras, que el alma no sólo existía, tenía masa, sobre ella también actuaba la gravedad y pesaba lo mismo que una moneda de cinco centavos, una barrita de chocolate, una feta de jamón o un colibrí.

Mac Dougall estaba tan entusiasmado con todo el asunto de jugar a la balanza que repitió el experimento con 15 perros que, luego de muertos, no registraron la sustracción de los famosos 21 gramos (para el médico todo cuadraba: sin dudas, ésta era la prueba por excelencia de que los únicos que gozaban de alma eran los seres humanos).

Como un reguero de pólvora, la noticia se filtró y apareció el 11 de marzo de 1907 en la página 5 del New York Times (bajo el título, “Soul Has Weight, Physician Thinks”) antes de que la revista American Medicine aceptara publicar el estudio de Mac Dougall en su número de abril de ese año (el trabajo se llamó “Hypothesis concerning soul substance together with experimental evidence of the existence of such substance”).

Lo curioso es que la “evidencia experimental” consistió en sólo 6 pacientes (una muestra demasiado pequeña), sin hablar del hecho de que Mac Dougall –que murió sin pena ni gloria en 1920– nunca precisó a qué se refería con “muerte” (si muerte cerebral, muerte celular, muerte legal, etc.) o si los famosos 21 gramos no se relacionaban, en verdad, con el sudor, el cese de la respiración, la coagulación de la sangre, el vaciamiento de los pulmones o, lisa y llanamente, que la cama-balanza andaba mal.

Después en el año 52 el científico Francis Crick y James Watson descubrieron que al fallecer ciertas estructuras cerebrales desaparecían al morir y el peso de estas oscilan entre los 21 g, se supone que esta zona que se pierde se le denominó conciencia -alma… ya que esta zona del cerebro es la que domina esas acciones de la conducta humana.

 Photobucket

  • Brandon

    Muchas gracias por el aporte, perfecta posición neutral del autor.

  • Anonymous

    Interesante, pero tengo duda entre alma y espíritu.

  • Agustín Gómez Sánchez

    El problema es: si es materia se pude medir y como consecuencia obtener el ADN o algo similar. Si no es materia, que es espíritu puro , donde va?

  • centinela

    Suponiendo que exista el alma,hablamos de energía y no de materia,por lo que no puede tener peso ni masa.
    Además unos tendrán el alma más grande que otros,igual que unos son más altos o gordos que otros no??.
    Un estudio muy dudoso que no pasa de ser divertido,salvo que deja a los animales sin alma…
    Si investigasen cosas más serias avanzaríamos.
    Lo que es dogma no puede ser ley,así que sigan viviendo de la fé los que la tengan.
    Por cierto,si el alma pesa,por qué no los pecados???,algunos ni podrían moverse entonces,incluidos los que van de santurrones!!.JAJAJAJAJA.
    Alguien sabe cuánto pesa la ignorancia de quienes pierden su tiempo investigando vanalidades?.

  • ANDREW.

    EN LO PERSONAL LA EXISTENCIA DEL ALMA ES CIERTO Y COMO EL OTRO COMPAÑERO NUNCA SE SABRA A CIENCIA CIERTA EL PESO DEL ALMA YA QUE ES ALGO ESPIRITUAL, SIMPLEMENMTE LOS METODOS QUE UTILIZAMOS NO SIRVEN PARA LO ESPIRITUAL. AQUI EL DATO IMPORTANTE Y ES EL QUE DEBEMOS DE TOMAR EN CUENTA ES QUE EL SER HUMANO ES EL UNICO SER TRIPARTITO QUE CUENTA CON ALMA, CUERPO Y ESPIRITU Y QUE EL SABER QUE TENEMOS UN ALMA HA SIDO CON UN PROPOSITO Y SI EL ALMA ES ETERNA EN LO ESPIRITUAL LA PREGUNTA ES ¿ CUAL ES ENTONCES EL PROPOSITO DE QUE EL ALMA SEA ETERNA??

  • Anonymous

    mi pregunta es la energia realmente pesa se puede medir pero pesar una pila despues de ke se descarga cambia su peso la luz pesa es ´pregunta jejeejej disculpen mi ignorancia la materia es el estado solido de la energia energia igual a masa alexis reyna sigueme por face en estan entre nosotros

  • dacil

    creo que la existencia del alma es , importante segun cada persona ya que como han dicho es un tema mas religioso , y existen cosas que cientificamente no se pueden demostrar y que tal vez estan ahi , impresionante los argumentos , y el dato , creo que nadie sabra de su existencia hasta el momento de nuestra propia muerte saludos

  • Angel de Virgo

    Interesante pero el alma es eterea, si tuviera peso seguramente no seria 21 gramos, pesaria muchisimo menos..

  • julian

    Que poco pesamos…

  • CLAU

    Ahora sí lo escuché (mejor, leí) todo…

  • Leone

    Si hay pruebas cientificas, entonces es correcta la hipótesis. Solo que se necesitarían mas pruebas y estudios muy al fonde sobre el tema.

  • http://diarialavida.blogspot.com María Victoria Aulet

    Super interesante. La existencia del alma la asocio más con creencias religiosas que con pruebas científicas. Soy de las dichosas que tienen mucha fe, nunca dudé del alma. Pero respeto mucho los trabajos citados y las molestias que se tomaron varios en comprobar algo que yo creo por pura gracia.
    Salud

  • Joan Garcia

    La propia noticia ya dice que el experimiento resultó bastante dudoso.
    Lo primero que me viene a la cabeza es que el experimento data de 1907, se cita otro estudio de 1952 y….. nada mas!!!

    Hace ya 58 años de ese último estudio y más de un siglo del de MacDougall y resulta que ¿no han habido más estudios sobre el tema?
    Todo el mundo dice y sabe sobradamente que las ciencias han avanzando espectacularmente los últimos años y especialmente, la medicina.
    Se posee de una tecnología muy superior e infinitamente más precisa y avanzada que por aquel entonces, llegando a lograr cosas que hace tan sólo unas pocas décadas parecían impensables.
    Ya sólo por eso, no me creo para nada esas conclusiones. Si realmente hubiera existido un sólo experimento científico sobre este tema que hubiera demostrado REALMENTE el posible peso del alma ¿no hubiera sido una noticia extraordinaria de portada? ¿nos tenemos que remitir a un más que dudoso experimento de hace más de un siglo?

    Mis dudas se confirman cuando buscando, buscando, encuentras información más detallada sobre el experimento de MacDougall.
    Traducido el experimento del original, los resultados que anotó el científico con los 6 pacientes fueron los siguientes:
    (Nota: una onza son aproximadamente 28,35 gramos)

    1. “De repente, y coincidiendo con el momento de la muerte, el peso disminuyó en 3 cuartos de onza (21,3 gramos).”

    2. “El peso perdido resultó ser media onza, luego un rato mi colega determinó que el corazón se había detenido. Me fijé de nuevo y la pérdida era de una onza y media y 50 granos (45,8 gramos)”

    3. “Mi tercer caso mostró una pérdida de media onza, coincidente con la muerte, y una pérdida de otra onza algunos minutos después (un total de 42,65 gramos)” (evidentemente este paciente tenía dos personalidades cuyas almas se fueron en momentos diferentes..)

    4. “En el cuarto caso, desgraciadamente las escalas no fueron bien ajustadas, y hubo interferencia por parte de personas que se oponían a nuestro trabajo (!)… Lamento que esta prueba no haya dado resultados.”

    5. “En el quinto caso la aguja de la balanza se inclinó mostrando una pérdida de tres octavos de onza (10,6 gramos), pero luego volvió a su posición inicial, donde se mantuvo 15 minutos a pesar de quitar las pesitas (!?)” (en este caso, podemos apreciar que el alma se resistía a irse del tuberculoso cuerpo..)

    6. “Mi sexto paciente murió justo cinco minutos después de colocarlo sobre la balanza, mientras estaba ajustando la aguja medidora, así que no sirve el dato.”

    Unas conclusiones más realistas sobre el experimiento dirían lo siguente:

    1. No se describen con precisión los métodos de medición utilizados.

    2. La muestra es DEMASIADO pequeña, sólo se obtuvieron datos de 4 de los 6 pacientes, lo cual equivaldría a afirmar que todas las personas del mundo tienen el pelo castaño porque las cuatro personas que tenemos cerca tienen esa característica (tal vez no sea el mejor ejemplo, pero se entiende la idea)

    3. No se utiliza un criterio claro para definir el momento de la muerte, al paciente número 2, se le auscultó (oyó) el corazón luego de un rato de la pérdida de peso de la balanza. También se observa cierta flexibilidad respecto a que acepta como positivo un resultado en donde la pérdida de peso es instantánea y otro donde se produce pasados 15 minutos.

    4. No se puede confiar ni siquiera en cómo se realizaron las mediciones, ya que en una parte del artículo MacDougall afirma que las balanzas tienen una precisión de dos décimas de onza (5,68 gramos) y luego afirma en un caso haber obtenido una precisión de 50 granos (3,2 gramos) lo cual es parecido a medir algo con una regla cuya marca más pequeña son los milímetros, y afirmar que algo mide 3 centímetros con 4,7 milímetros.

    No quiero abrir ninguna discusión sobre la existencia o no del alma, pero no se puede decir que “existe un experimento científico que demuestra que existe el alma y que su peso es exactamente de 21,26214 y nose cuántos decimales más”.
    Visto el experimento, esa conclusión a mi me produce hasta risa.
    Los que crean en el alma, que lo expliquen con todos los argumentos que quieran, pero que no digan que existe una “evidencia científica” porque ya se ve claramente que no la hay.

    Saludos.

    • angelaangie

      hola, saludos! muy interesante tu argumento de que no hay pruebas verìdicas de la existencia del alma, y razonable tambièn, ya que bien sabemos que este experimento no puede ser muy tomado en cuenta ya que data de muchos años atràs(un siglo ya) y con información poco confiable… pero con lo que pones al final parece que me estas diciendo que no crees mucho en esto del alma, y no vengo a hecharte un choro, de si debes o no creer ( porque esto es mas un aspecto mas religioso que cientìfico) y es vàlido creer en lo que a cada uno se nos de la gana, pero te pregunto n seria mejor poseer una? que al morir saber que no has desaparecido del todo?, independientemente de un debate o de lo que sea, creo que es preferible creer en dicha existencia de esta energia, bueno almenos claro que tu me dijeras que prefieres irte sin la necesidad de esta alma o de conservar cierta existencia, jaja puede ser que alguien tenga una opiniòn diferente y realmente no le importara si muere y de ahi no pase a mas, tambièn es aceptable =), pero en fin solo queria dar mi opiniòn y yo creo que tu, yo y todos si tenemos algo mas que carne, y repito muy buen comentario el que has hecho.
      gracias!

  • jose argentina

    si los 21 gr peso terrestre son reales no hay explicacion cientifica. una reaccion quimica puede despedir calor (hacer perder 21 gr en materia es muchisimo). en la transformacion de materia en energia transformar 21gr a energia es muchisima “luz” (aparte seria sumamente radioactio si se transformara en pocos segungos o al morir)

  • rosi

    mu bueno el articulo pobre perros

  • flor

    No sé, en lo que a mi concierne, creo que la ciencia hay millones de cosas que no puede explicar. Las explicaciones cinetíficas acá expuestas por algunos simplemente no me convencen. Sigo sosteniendo que las estructuras no pueden desaparecer asi, magicamente. La ciencia debería guardarse muchísimo de ser portavoz de la verdad absoluta. Tiene los límites que le pauta el numero neuronal finito del ser humano.

    saludos!

  • Joseph

    Entre la muerte de los humanos experimentados y los perros quizás hay un pequeño matiz sin importancia, los perros supuestamente fueros “de muerte forzada” para el experimento y los humanos supuestamente no.
    Las estructuras cerebrales que “desaparecen” pueden estar formadas por cierta combinación química que se disuelve (y por tanto cambia su composición química) al dejar de estar activo este órgano (y en su cambio de composición puede variar el peso). Sin embargo este peso es tan insignificante que puede atribuirse al peso “real” de la masa eléctrica que acompaña al cuerpo en vida y se disipa después de la muerte por no haber centro de control sobre ella.
    Cuando realicen el experimento sobre un cuerpo vivo mientras este realiza un “viaje astral” o separación temporal del “alma” sobre el cuerpo entonces… lo verían de otra forma, pero para ello primero tienen que experimentarlo ellos mismos, pues de otra forma no lo entenderían.
    Saludos.

  • http://www.nienna.com.ar belzebu

    muy buen articulo te felicito man

    • http://facebook alvaro

      eso dq l alma tiene peso deve ser cuando el agua del cuerpo se evapora poko a poko y pierde masa

  • Yachy Lintu:

    muy bueno el articulo…es super interesante,y ademas muy buena informacion :)

  • Flor

    La verdad creo q quedé con más dudas que antes… si “desaparecen” las estructuras cerebrales, suponiendo que todo lo que es materia está conformado por moléculas y todas las moléculas tienen peso… a dónde van? Desaparecen así como así, de la nada? Lavoise probó que nada se destruye, que toda materia se transforma (Ley de conservación de la masa), si se transforma no puede “desaparecer”…

    Saludos y muy interesante el art.

  • jonathan

    la verdad yo creo q los perros tienen alma lo de la balanza fue sorprendente

  • raisa

    interezant m guzto muxo ezo d cuanto pesa el alma….

  • http://gatoreloaded.blogspot.com/ gatoreloaded

    Excelente! hasta que por fin entiendo lo de 21 gramos

  • navi13

    Buen artículo.Aún no me explico lo de los perros, se supone que todos tenemos lo que muchos llamamos “alma”, como es que no se registraron cambios en dicha balanza.

  • http://sensocentrismo.wordpress.com Vladimirov

    Excelente artículo. Has realizado una muy buena síntesis de todo el material que he encontrado en la web. Sigue así.

    Saludos.