Skip navigation

1233834148_0

Se le creía vivo y oculto en sudamérica

Las autoridades alemanas han anunciado que irán a buscar los restos del cadáver del criminal nazi Aribert Heim, más conocido como ‘Doctor Muerte, para poder certificar su muerte.

“Vamos a intentar encontrar los restos de su cadáver” para poder identificarlos sin ninguna duda posible, aseguró un portavoz de la Policía alemana. Por el momento, Heim no puede ser declarado oficialmente muerto.

El nazi logró escapar a la justicia y vivir tres décadas oculto en El Cairo. Una investigación conjunta de la televisión pública alemana ZDF y ‘The New York Times’ ha descubierto que Heim murió de cáncer en la capital egipcia en 1992.

En sus últimos años se refugió en el ya desaparecido hotel Medina de El Cairo, ahora convertido en un edificio residencial, como ilustra la fotografía. El criminal estaba prófugo desde 1962 y hasta el momento se pensaba que seguía vivo y oculto en Sudamérica.

Efraim Zuroff, el director de la antena israelí del Centro Simon Wiesenthal y especialista en perseguir a los nazis, ha asegurado que de confirmarse la noticia, está muy decepcionado. “Siento una tremenda decepción de que haya escapado a la Justicia”, manifestó en declaraciones a la CNN.

Heim se hizo famoso por una extrema crueldad como médico en numerosos campos de concentración, donde experimentaba con sus internos, lo que le granjeó el apodo de ‘el Carnicero de Mauthausen’. El criminal estaba prófugo desde 1962 y hasta el momento se pensaba que seguía vivo y oculto en Sudamérica.

Había sido detenido en 1945 por tropas estadounidenses cerca de Buchholz e ingresó en prisión, pero fue liberado y abrió una consulta de ginecología en Baden-Baden. El criminal huyó de Alemania un año después de que se emitiera una orden de detención contra él en Viena.

Según las informaciones que han dado a conocer ahora la cadena alemana y el diario neoyorquino, parece que entonces vivió en Francia, España y Marruecos antes de recalar en Egipto.

Nombre falso

A Egipto llegó utilizando su segundo nombre de pila, Ferdinand, que después cambió por el de Tarek Farid Hussein tras convertirse al Islam en la década de los años 80 para pasar desapercibido. Así lo ha relatado uno de sus hijos: “Sí, mi padre vivió en el Cairo”, sostiene en una entrevista televisiva que se emitirá este jueves Rüdiger Heim, uno de los tres hijos del criminal nazi.

Contó Rüdiger que visitó a su padre por primera vez a principios de los 70 en El Cairo y que lo cuidó durante varios meses después de una operación por un cáncer a principios de 1990. Dijo que también había confrontado a su padre con numerosas acusaciones que éste rechazó. Según ZDF, los amigos, conocidos e incluso el médico egipcio del criminal nazi no sabían nada acerca de su pasado.

Los dos medios apoyan su tesis en este testimonio y en el de otros testigos, así como en un centenar de documentos. El ZDF encontró un maletín de Heim en el que había más de 100 documentos, entre ellos la copia de un pasaporte egipcio, peticiones para permisos de residencia, extractos bancarios, cartas personales y documentación médica, de las cuales se desprende sin lugar a dudas que Hussein era el criminal nazi buscado.

La ZDF apunta que existen pruebas de que Heim trabajó como médico para la policía egipcia y añade que el criminal quiso donar su cuerpo a la ciencia, pero, dado que esa práctica está prohibida por el Islam, sus restos fueron enterrados en un cementerio en el Cairo.

 

Fuente:

www.elmundo.es

  • Adriana

    cómo que abrio consulta ginecológica???????!!!!! uy que miedooooo…..

  • Anonymous

    Se escapó de los hombres, pero bueno existe la justicia divina, morir de cáncer no es precisamente bonito, triste hubiese sido que hubiera muerto de un ataque de esos al corazón de los que se acuestan y no se vuelven a levantar lo que en mi tierra llaman una muerte bonita