Skip navigation

hombresaco

Cómetelo todo… o vendrá el hombre del saco.

El hombre del saco o viejo del saco es un personaje de mito popular aún presente en algunas zonas. Se le representar como un hombre que vaga por las calles cuando ya ha anochecido en busca de niños extraviados para llevárselos en un gran saco a un lugar desconocido. Este personaje es caracterizado como un asustador de niños, y se utiliza como argumento para asustar a los niños y obligarlos a que regresen a casa a una hora temprana. Es similar al coco e identificable con el sacamantecas, ya que tiene el mismo origen que éste último.

 La leyenda del Hombre del saco tiene su base real en un crimen cometido en Gádor, un pueblo de Almería, en 1910.

Francisco Ortega el Moruno, estaba gravemente enfermo de tuberculosis y buscaba desesperadamente una cura. Acudió a una curandera, Agustina Rodríguez, quien al ver el caso lo mandó a Francisco Leona, barbero y curandero que tenía antecedentes criminales.

Leona le pidió tres mil reales a cambio de la cura y le reveló el remedio: tenía que beber la sangre de un niño sano, recién salida del cuerpo, y ponerse en el pecho emplastos de las mantecas aún calientes de la criatura. Le prometió que de esa forma sanaría enseguida.

Leona se ofreció él mismo buscar al niño, y tras ofrecerle dinero a varios campesinos a cambio de sus hijos de manera infructuosa, salió junto con el hijo de Agustina, Julio Hernández el tonto, en busca de algún niño extraviado.

En la tarde del 28 de junio de 1910 secuestraron a Bernardo González Parra, de siete años, que se había despistado mientras jugaba con sus amigos y se había separado de ellos. Leona y Julio lo durmieron con cloroformo, lo metieron en un saco y lo llevaron al cortijo de Ardoz, aislado del pueblo, que Agustina había puesto a disposición del enfermo. Otro hijo de Agustina, José, fue a avisar a Ortega, mientras en la casa se quedaba su mujer, Elena, preparando tranquilamente la cena.

Una vez que todo el mundo estuvo en la casa, sacaron a Bernardo del saco, despierto pero aturdido, y le realizaron un corte en la axila para sacarle sangre, que recogieron en un vaso. Mezclada con azúcar, Ortega se bebió la sangre antes de que se enfriara. Mientras, Julio mató al pequeño golpeándole la cabeza con una gran piedra. Leona abrió el vientre del niño y le extrajo la grasa y el epiplón, y lo envolvió todo en un pañuelo que puso sobre el pecho de Ortega. Una vez terminado el ritual, ocultaron el cuerpo en un lugar conocido como Las Pocicas, en una grieta en la tierra, y lo taparon con hierbas y piedras.

Al realizar el reparto de dinero, Leona intenta engañar a Julio y no le paga las cincuenta pesetas que le prometieron por el asesinato. Éste decide vengarse y le cuenta a la Guardia Civil que ha encontrado el cuerpo de un niño por casualidad mientras cazaba liebres. Detuvieron a Leona por tener antecedentes, y éste culpó a Julio, que en un principio declaró haber presenciado el crimen desde unos matorrales. Al final los dos hombres confesaron el crimen.

La Guardia Civil detuvo a todas las personas implicadas en el asesinato de Bernardo. Leona fue condenado al garrote vil, pero murió en la cárcel. Ortega y Agustina fueron también condenados a la pena máxima y ejecutados. José fue condenado a 17 años de cárcel y su mujer, Elena, fue absuelta. Julio el tonto, condenado

 Fuente:

wikipedia

VER LA LEYENDA DEL SACAMANTECAS

VER MAS POSTS RELACIONADOS CON LEYENDAS

 

  • luz nahary sanchez bustos

    la leyenda del coco no da nada de miedo para empesar es un mito contesten

  • Valecat22

    Por que los hombres se llaman como mujeres? xD

  • Pingback: El hombre del saco - El crimen de Gador (1910) | Leyendas urbanas y fábulas

  • https://www.facebook.com/jose.thats.me Jose Moreno

    Annihilator hiso tributo a esto :B

  • Romi

    En mi pais se le dice el “viejo de la bolsa”. Me acuerdo que cuando pasabamos por una casa de chapas cerca de una plaza de deportes a donde iba a jugar, uña niñera me decia que ahi vivia el viejo de la bolsa, y yo me lo crei por un buen tiempo…jaja. Me gusto saber de donde venia este personaje…aunque no se si me convence mucho esta histotria, pero si puede tener muchas variaciones, es interesante cómo habrá viajado de España al resto del mundo, porque hasta hay una pelicula con este hombre, creo que es estadounidense, no estoy segura.
    Saludos desde Uruguay.

  • anonimo

    yo cuando era pequeña no creía em el hombre del saco. sin embargo ahora mem parace un poco mas real.

  • Daviid Medel

    jajajjaa en verdad tiene su graciia pero yo nunca he sabido esta historia, y nisiqiera tan cercana a mi territorio Granada… yo kreia k era de por aiii jajja PD:El post estuvo geniial

  • http://tejiendoelmundo.com ramirezana

    wau que pena lo del niño, mi mama me paraba diciendo ese tipo de cosas y yo no me asustaba nunca…auqnue ahora vemos cada cosa como el caso de garavito hay que tener cuidado con los niños, mucho cuidado.. saludos

  • Luci

    A mi no me asustaron jamas con el viejo del saco xD nunca les crei ( Hacia qe creia)

  • cami

    a mi nunca me asustaron co el viejo del saco XD

  • amanda

    no me gusto mucho es mas fantastico
    ni un cabro chico se asusta

  • Joseph

    Una historia que podría ser ubicada en otros temas… quizás. Poro le a tocado a esta página.

    Una historia “imposible”: Se cuenta, se rumorea…

    Marruecos, no muchos años atrás.
    Un hombre sintiéndose enfermo acude a un medico para que le trate sus dolencias. El medico, una vez diagnosticado el motivo de las dolencias del paciente le notifica que va a morir a consecuencia de la enfermedad que padece, pues ésta no puede ser tratad. Por más que el paciente insiste en que quiere que se intente su curación, el medico insiste en que no puede ser tratado por esta enfermedad. El paciente al percatarse de que el medico le dice que no puede ser tratado, pero no le dice que no tenga cura, le pregunta el porqué de esta apreciación en la diferencia de las palabras. El medico termina por decirle que no es que no tenga cura su enfermedad, sino que el remedio para ello no puede llevarse a cabo. Frente a la insistencia del paciente el medico termina por decirle que lo único que existe actualmente para curar esta enfermedad es consumir durante varios días carne humana… Por tanto es evidente que no se puede llevar a cabo, así que a resignarse y a vivir, que todavía le quedan unos meses de vida y si tiene algo que arreglar antes de “irse”, tiempo tiene. Así se da por terminada la visita y el medico no vuelve a ver al paciente.
    Pasado casi un año el medico le parece reconocer a aquel paciente que tan pesado se mostró, y al reconocerlo presiente lo peor. Aprieta el paso, llega hasta su altura, se le planta delante y le pregunta si se acuerda de él. El paciente no tiene ningún problema en reconocerlo, a lo que el medico lo coge por un brazo y le dice que haga el favor de acompañarlo. Por más que el paciente protesta termina por acompañar al doctor. Entra el doctor con el paciente en el primer despacho de policía que encuentra, se identifica y les dice a los policías que encierren a este hombre mientras él formula la denuncia contra este “señor”. En la denuncia, el medico declara la consulta que le hizo este señor, el tiempo que hace de ello, la enfermedad que le diagnosticó, el tiempo supuesto de vida que le quedaba (que ya había expirado), que le había contado el “único” remedio que existía para curar esta enfermedad al día de hoy ¿…? y que al momento lo veía sospechosamente sano. El resto de trabajo ya correspondía a la policía. Sometido a interrogación, el paciente, por la policía… terminó confesando lo que había hecho.
    La confesión del paciente llevó a la policía a un “bar” de carretera entre la frontera de Marruecos con Mauritania donde servían carnes a la “carta” de muy diversas especies de animales (incluida la humana). Después de ser comprobado por agentes de paisano pasándose por clientes se efectuó una operación “imposible”. Rodeado por efectivos del ejercito acribillaron las dependencias (con personal y clientes dentro) hasta que no se veía nada moviéndose, lo rociaron todo con combustible y le prendieron fuego, quedando un retén hasta comprobar que sólo quedasen cenizas.
    Del “paciente” no se supo más.

    En todos lados cuecen habas. Menos mal que esta historia es un caso “imposible”… ¿o no?
    Saludos.

  • Lauris

    Muy buena historia
    Tetrica por lo real
    Saludos

  • cuqui

    la verdad esque si tu quieres a tus hijos no les haces lo que estos padres le hicieron al suyo ni por millones de euros y si eso fuera verdad por què no sequir haciendolo si el señor francisco ortega tenia tuberculosis??

  • http://hddddgt jydyjuty

    Que miedo

    • cuqui

      que miedo es solo una leyenda para asustar a niños es ilogico

  • http://mummy1955.spaces.live.com stella maris

    Realmente me pareció muy interesante tu exposición…suerte

  • José

    Esta practica estaba muy extendida por Andalucía hasta la primera mitad del siglo XX (el descubrimiento de la penicilina y las sulfamidas acabaron con los curanderos y sus falsos remedios mágicos contra la entonces tan temida tuberculosis). Contaban mis abuelas que en su pueblo, Alcala de los Gazules (Cádiz), un señorito tuberculoso pago a un gañán para que raptara a un niño y que si mi tía abuela María, que a la sazón era la mayor y buena moza, no le da un contundente garrotazo en la cabeza, se hubiera llevado metido en un saco a un primo suyo de poca edad, al cual dejo el citado gañán medio inconsciente por un mal golpe que le propino en la sien con una piedra mientras el pobre chiquillo jugaba en el campo con ellas y otros niños. Despues llamaron a la Guardia Civil que detuvo al sujeto mencionado y este acabó confesando.

    • http://sinuhegm.spaces.live.com tejiendoelmundo

      Una historia increible, gracias por contar tus recuerdos sobre este tema.

      Un saludo José.

    • Anonymous

      me gusta este cuento un monton

  • uturunka

    Menuda pandilla de tarados, ladrones y asesinos.

  • http://cachirulodemarsu.wordpress.com Marsu

    Toma ya!!! hoy ya he aprendido algo nuevo, por lo que me puedo acostar…
    No tenia ni idea, mira que me decian lo del hombre del saco y yo tomandolo con pitorreo…

    PD_Por hoy no leo más jejeje talueguin Sinu