Skip navigation

mi_ferviente_plegaria2

El mejor del cementerio

Quería ser el mejor en todo, y no consentía que nadie fuera mejor que él. No soportaba quedar por debajo, y eso le hizo encerrarse más en él mismo, e ir perdiendo los  amigos que hubiera podido hacer a lo largo de su vida que eran muy pocos.

Siempre estaba pendiente de todo lo que hacían o conseguían los demás. Pero no era de la sapiencia o el comportamiento en lo que intentaba ser mejor. El sólo quería tener mejor coche que su vecino, mejor casa, mejores muebles.

Si alguien hacía un viaje, él hacía otro más grande, si un compañero de trabajo hablaba de que se había comprado un nuevo televisor, el suyo tenía que ser el de más pulgadas, y eso le obligaba a pedir dinero a los bancos, porque no tenía bastante con lo que ganaba. Pero era tanto lo que compraba, que cada vez su deuda era mayor, y llegó a arruinarse por no poder pagar.

Se recluyó en si mismo y no abría la puerta a nadie, y sentado en el salón de su casa se dedicó a mirar a todo lo que tenía, todo lo que había logrado y se reía sin parar, pensando en que él era mejor que los demás, y que nadie tenía tantas cosas como él.

Llamaron a su puerta, sonó el teléfono, y seguía riéndose sin parar sin contestar a nadie. El juez y los responsables de los bancos venían a su casa para echarle de allí y poder cobrar todo lo que les debía, pero cada vez que sonaba la puerta más alto se reía. Tocaba todo y estallaba en una risa diabólica.

Esperó hasta que derrumbaron su puerta y en el momento en que los bomberos entraron, se pegó un tiro delante de ellos, pensando en su último momento de vida, que él era mejor que todos, que nadie había conseguido llegar a donde él había llegado y que por un instante, todos estarían pendientes de él y de su decisión, porque era el más grande.

Y efectivamente así fue, consiguió llegar a ser el mejor del cementerio, y todas sus posesiones se redujeron a un agujero de 2 metros sin ni siquiera una lápida con su nombre, porque ya no quedaba dinero para pagarla.

Enseguida se olvidaron de él, y nadie supo quien estaba enterrado en aquella sepultura sin nombre. Ni una flor, ni una cruz. Todo eso recibió en su muerte, después de su vacía vida.

 

Relato cedido a Tejiendo el Mundo por Ana Rivas. Todos los derechos reservados por la autora.    www.ana-aries1965.spaces.live.com

 

MAS RELATOS DE TERROR DE TEJIENDO EL MUNDO

 

  • Gissel

    Buen relato, me gusta mucho … deja una moraleja de una forma que me gusta!

  • inerte

    buen relato, pero es mas facil decir, la avaricia rompe el saco

  • karen

    me encanto este relato toda la verdad.

  • Joel

    Grandiosa fabula….io tmb hace un par de meses he descubierto q podemos tner miles d cosas materiales y nada en nuestros cerebros y corazones somos seres vacios ….este texto ha reafrimado mi creencia, gracias…..

  • http://sikantazes.espaces.live.com Samsara

    Buen relato…con una gran moraleja, que nos viene a decir que lo importante no es lo que conseguimos…sino a quien le importamos…¿ Porque de qué le sirvieron tantas cosas conseguidas , si no supo disfrutarlas… y vivió amargado en su envidia , hasta acabar con su vida….?.Saludos.

  • Ana

    Gracias por publicarlo. Me alegra que te haya gustado. Feliz semana santa
    Ana