Skip navigation

conspiracion

La tecnología y los avances científicos no son suficientes en pleno siglo XXI para evitar millones de muertes causadas por enfermedades contagiosas. ¿Acabará la humanidad siendo vencida por los virus y las bacterias? ¿Quién ganará esta guerra silenciosa? ¿Cómo son y cómo actúan esos terribles enemigos? En este reportaje hacemos una radiografía de las siete enfermedades infecciosas más letales que existen.

Bacterias, virus, protozoos, bacilos… todos ellos podrían estar conspirando en secreto desde el principio de los tiempos contra la humanidad. Todos parecen formar parte de un plan cósmico letal. El fin más obvio de esta trama podría ser demostrarle al ser humano que ni su inteligencia ni su astucia son suficientes para luchar contra microorganismos que actúan en apariencia sin orden ni concierto. Aunque quién sabe si, en realidad, esta legión silenciosa, compuesta de elementos casi invisibles, forma parte de una estratagema, urdida por una mente diabólica, que persigue hallar el mejor y más económico modo de exterminar a la población del planeta, y que encuentra sus mejores aliados en la falta de infraestructura sanitaria, las guerras, la degradación del medio ambiente, la proliferación de megapólis con más de diez millones de habitantes, el aumento de los desplazamientos, la emigración y el comercio. Asustada, aunque casi con pereza, la humanidad recién empieza a despertar del sueño en el que los delirios de progreso y las conquistas científicas la han sumido, para tomar conciencia de que no existen fórmulas mágicas, por muchos avances que se realicen en el campo de la tecnología biogenética, capaces de salvarla de las numerosas enfermedades que atacan hoy tanto a los países desarrollados como a aquellos que se encuentran en vías de desarrollo.

virus

Virus emergentes. Verdugos implacables


Se estima que diariamente se producen en el mundo 300 muertes en menores de un año y muchas más en personas mayores a causa de infecciones respiratorias o intestinales causadas por virus que han sido descubiertos recientemente y para los que no existe tratamiento. Entre ellos destacan:
MPVh-Metapneumovirus (2001). Es el más agresivo. Afecta solo a humanos y cursa con fiebre, dificultad respiratoria, sibilancias y laringitis.
HBoV-Bocavirus(2005). Provoca infecciones en el espacio respiratorio semejantes a la neumonía. Afecta también a animales.
VSR-Sincitial (1965). Es la causa principal de enfermedad del tracto respiratorio inferior en niños pequeños. Se calcula que entre el 11% y el 19% de los menores de un año atacados por el VSR enfermará de bronquiolitis y que un 15% de ellos requerirá hospitalización. En España se ha estimado que el virus respiratorio sincitial motiva entre 15.000 y 20.000 visitas de urgencia y de 7.000 a 14.000 hospitalizaciones cada año.
NL63-Coronavirus (2004). Es un subtipo del virus que provocó en 2002 el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS). Afecta a pollos y aves salvajes y se transmite directamente al hombre. Ocasiona síntomas similares a los de la gripe: fiebre alta, tos seca y respiración muy rápida. También afecta al aparato gastrointestinal superior.
Rotavirus (1973). Se han identificado siete grupos, de la A a la G, pero solo los grupos A, B y C se han asociado a gastroenteritis en humanos; la mayoría de los casos de enfermedad son causados por las cepas del grupo A. Los más afectados son los niños menores de dos años. Sus síntomas son dolor abdominal, fiebre, vómitos y diarreas violentas.

enfermedad


Enfermedades de ayer y hoy

 


Desde hace treinta años no han dejado de surgir nuevas enfermedades y de reaparecer otras que se creía erradicadas. Se ha asistido, por ejemplo, a un incremento de los brotes de cólera, el virus Ébola, la peste o la meningitis, entre otros males epidémicos. Y la Organización Mundial de la Salud (OMS) vaticina para las próximas décadas la expansión de más patógenos recién descubiertos, como el Nipah o el Marburg –virus que se propagan de animales a humanos y que proceden, respectivamente, de Malasia y Uganda. Los brotes de estos organismos exóticos irán acompañados de epidemias de enfermedades más conocidas, como el dengue, la gripe, la tuberculosis, la difteria o la neumonía, que habían llegado a disminuir en el pasado siglo y retornan ahora con una fuerza renovada y letal.

 sifilis

Puzzle maquiavélico


Los agentes que contribuyen o contribuirán a esta situación son numerosos y ninguno de ellos es más crucial que otro, sino que encajan en un puzzle que más que fortuito parece fruto de una inteligencia maquiavélica y nos aboca a la fatalidad. Por ejemplo, el incremento de nuestra capacidad de desplazarnos –por vía aérea, terrestre o marítima– facilita el rápido transporte de personas y mercancías, imposibles de controlar al 100%, que pueden arrastrar con ellas virus de un lado a otro del planeta, como ha sucedido con el Ébola o el Marburg (procedente de Uganda y descubierto por primera vez en Alemania). Por su parte, el cambio climático, la deforestación de amplias zonas antes inaccesibles y la urbanización de otras ocasionan variables en la migración de aves e insectos que transportan algunas de estas afecciones, tales como la gripe aviar o la malaria. A estos dos factores se ha venido a sumar el uso continuado, y en ocasiones exagerado, tanto en personas como en animales de antibióticos. Algo que en menos de dos décadas ha creado fuertes resistencias en ciertos microorganismos y reducido la eficacia de dichos medicamentos frente a infecciones como la tuberculosis. A todo ello podríamos añadir la aparición de nuevas pautas de comportamiento alimentarias que han debilitado el sistema inmunitario del ser humano y que son responsables, al menos en parte, de la aparición de numerosas enfermedades, entre ellas el cáncer. Dejando a un lado la teoría de la conspiración de los poderes fácticos para terminar con la promiscuidad sexual, la prostitución, los gays y las lesbianas, un ejemplo claro de cómo los tiempos y las modas influyen en la propagación de algunas de estas enfermedades lo tenemos en el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Si bien tiene posiblemente más de 100 años, solo había infectado a menos de un 0,001% de la población mundial antes de 1975, pero se propagó como un reguero de pólvora a partir de esa fecha debido a los nuevos hábitos de conducta, los viajes, el uso de drogas, los contactos sexuales, las guerras, etc., unidos a los prejuicios sociales y a la inacción por parte de la industria farmacéutica, que durante años se ha negado a facilitar medicamentos genéricos y más baratos a países empobrecidos asolados por esta enfermedad. Por último, tampoco se pueden olvidar agentes determinantes que afectan a países en vías de desarrollo, como la imposibilidad, en el caso de la tuberculosis, de realizar un seguimiento de las poblaciones afectadas y de controlar los tratamientos a los que han de ser sometidas.

esporas

Olvidados del mundo


Los brotes del virus del Ébola han aumentado inesperadamente en los últimos años.
Y es que, en general, tal y como ha asegurado la OMS en reiteradas ocasiones, existe una total falta de interés internacional por prestar más recursos económicos a los países pobres para que puedan adquirir o fabricar los medicamentos que necesitan. La eficacia a la hora de reducir la morbilidad y la mortalidad o prevenir brotes futuros depende de la rapidez de la respuesta, la disponibilidad de infraestructuras sanitarias sólidas, las investigaciones epidemiológicas de alto nivel y la pronta confirmación del diagnóstico. Un reto que requiere el esfuerzo de la comunidad internacional en una lucha feroz contra el círculo vicioso de la enfermedad y la pobreza. Pero, tal y como repitió hasta la saciedad David L. Heymann, que durante años lideró la División de Vigilancia y Control de Enfermedades Emergentes y Enfermedades Trasmisibles de la OMS y ha sido galardonado en diferentes ocasiones por su labor, “no contamos con los medios globales –de rápida detección, ni con recursos económicos y políticos para actuar con celeridad en territorios de continentes enteros– para afrontar un problema que sí exige recursos globales; los organismos internacionales no poseen presupuestos comparables a los de defensa. Así es que no puede afirmarse quién se alzará con el triunfo en cada caso, si los virus o nosotros”. En una llamada de atención hacia esta flagrante amenaza, el premio Nobel de Medicina del año pasado recompensó los trabajos de los investigadores franceses Francoise Barré-Sinoussi y Luc Montagnier y del alemán Harald zur Hausen en dos de las grandes plagas del siglo XXI: el sida y el cáncer.

 

Leishmaniosis


12 millones de afectados
Agente: un protozoo de las moscas de los arenales (Phlebotomus spp.). La variante kala azar (fiebre negra en hindi) es la más grave. La incubación dura unassemanas.
Síntomas: úlceras cutáneas que se extienden por el cuerpo y hemorragias nasales.Causa: graves lesiones en las piernas y una incapacidad física temporal o definitiva. Dilata el bazo y el hígado; ataca la médula ósea y los nódulos linfáticos.
Población afectada: 12 millones de personas, hombres adultos en su mayoría. Cada año aparecen 2 millones de casos nuevos. Medio millón son de fiebre negra. Sin tratamiento, mueren entre el 75% y el 95% de los afectados.
Localización: África, China, India y América (en Venezuela se producen 4.000 casos nuevos cada año). Hay brotes en México y Estados Unidos.
Tratamiento de control: el fármaco más eficaz es el pentostam. La anfotericina B, por vía intravenosa, también es efectiva, así como la pendamidina. Cerca del 15% de los afectados se cura de forma espontánea.
Vacuna: no existe.

gonorrea

Malaria


500 millones de nuevos casos al año
Agente: un protozoo de la hembra del mosquito anofeles. Su propagación coincide con la estación de las lluvias y la existencia de aguas estancadas en las zonas en las que se aparea el insecto.
Síntomas: fiebre, temblores, dolor en las articulaciones, jaquecas y vómitos, además de anemia aguda que puede causar la muerte.
Población afectada: cada año infecta a unos 500 millones de personas y mata a un millón y medio. Cada 30 segundos muere un niño de malaria.
Localización: es endémica en 101 países, principalmente en las zonas tropicales de África, Asia y América.
Tratamiento de control: en los últimos veinte años han aparecido diversos medicamentos (mefloquina, halofantrina y derivados de la artemisia), pero no son del todo efectivos porque el parásito muta.
Vacuna: la que más promete es la ensayada en Mozambique por el equipo liderado por el médico Pedro Alonso, condecorado el año pasado con el Príncipe de Asturias. La fórmula podría registrarse en unos dos años y medio, si bien tendrá una eficacia parcial. Según el citado investigador, será otro fármaco de segunda, tercera o cuarta generación el que conseguirá controlar la malaria, junto con otros métodos preventivos que ya se utilizan actualmente. .

 

Gonorrea y sífilis


62 millones de afectados
Agente: el de la gonorrea es la bacteria Neisseria y el de la sífilis, la Espiroqueta treponema pallidum (TP). Ambas se transmiten durante la relación sexual.
Síntomas: en el hombre, la gonorrea se manifiesta por incontinencia urinaria, dolor en la uretra, enrojecimiento y escozor del pene e inflamación de los testículos. En las mujeres, dolores muy fuertes si llega a la matriz o a las trompas. En la sífilis aparece una lesión ulcerada (chancro sifilítico) en el lugar del contagio. Después hay erupciones en la piel, fiebre, pérdida de cabello, hepatitis leve y condilomas genitales.
Población afectada: uno de cada 687 habitantes del planeta se contagia anualmente de sífilis o gonorrea. Afecta más entre los 15 y los 29 años de edad.
Localización: se extienden por todo el planeta, sobre todo en zonas urbanas y de nivel socioeconómico inferior.
Tratamiento de control: antibióticos de nueva generación (ceftriazona, cefixima), muy potentes, pero también muy caros.
Vacuna: no existe.

malaria

Neumonía


3,5 millones de muertes al año
Agente: bacterias, virus, micoplasma o filtración del contenido gástrico en los pulmones durante los estados comatosos.
Síntomas: fiebre, escalofríos, sudoración, tos con expectoración, mucosa, dolor torácico, muscular y de cabeza, falta de apetito, debilidad y disnea.
Población afectada: es la principal causa de mortalidad planetaria. Mata a más de 3,5 millones de personas al año y afecta a una de cada cien. Se ceba en pacientes con inmunodepresión severa, en quienes reciben quimioterapia, en mayores de 75 años, asmáticos, grandes bebedores y fumadores, personas con insuficiencia renal y niños menores de dos años.
Localización: unida al sida, es el verdadero azote de los países más pobres.
Tratamiento de control: antibióticos, que se vuelven ineficaces cuando el agente es un virus. Otras medidas incluyen oxígeno, líquidos y fisioterapia.
Vacuna: el trimetropin–sulfametoxazol es muy eficaz para prevenir la neumocitis carnii, la complicación más frecuente.

 sida

Enfermedad del sueño

60 millones de afectados
Agente: los tripanosomas (protozoos) gambiense y rhodesiense, transmitidos por la mosca tse–tse (glossina spp.). La variante americana T. cruci es transmitida por insectos, como la chinche, que causan la enfermedad de chagas.
Síntomas: intoxicación del sistema nervioso central y el músculo cardiaco. Fiebre, edemas, somnolencia y meningitis.
Población afectada: de los 60 millones de habitantes sobre los que recae esta amenaza en todo el planeta solo 4 millones son atendidos. Mueren 150.000 personas al año por su causa. No hay cifras exactas sobre los casos mortales porque se confunde a menudo con el sida. Es mortal para el ganado, cuya fertilidad, peso y productividad reduce, lo que ocasiona graves pérdidas económicas. Localización: restringida al hábitat de las 22 especies de mosca tse–tse, configurado por más de 10 millones de km 2 en 36 países de África. La enfermedad de chagas existe en ciertas regiones de América central y del Sur.
Tratamiento de control: el DFMO, único fármaco eficaz, ya no se fabrica. Hoy se utiliza melarsoprol con arsénico, lo cual llega a producir la muerte de hasta un 10% de los pacientes. Se están erradicando con éxito las moscas en territorios como Zanzíbar con ayuda de la Técnica del Insecto Estéril (TIS), que consiste en reproducir artificialmente estos insectos y esterilizar a los machos con dosis débiles de radiaciones. Lanzados en las zonas infectadas matan a los machos salvajes y se aparean con las hembras, reduciendo así la población.
Vacuna: solo para el ganado portador.

mosquito

Tuberculosis


8 millones de nuevos casos al año
Agente: el bacilo de Koch. Se contagia por el aire y afecta a todo el cuerpo, pero sobre todo a los pulmones.
Síntomas: tos prolongada, fiebre, temblores, expectoración sanguinolenta, fiebre, pérdida de peso, sudoración, fatiga y ojos brillantes.
Población afectada: un tercio de la población mundial. Cada año se producen 8 millones de nuevos casos. Cada segundo muere una persona por tuberculosis. Es más agresiva en las mujeres y en las personas de entre 15 y 45 años.
Localización: por todo el mundo, aunque su avance es más alarmante en Bangladesh, China, Indonesia, Filipinas, India y Pakistán.
Tratamiento de control: tiene cura, pero es difícil erradicarla dada la aparición de bacilos multirresistentes cuando se interrumpe el largo tratamiento –de más de seis meses–, algo muy normal en los países pobres. Entre el 3% y el 5% de los nuevos casos son atribuibles a la coinfección con el VIH. Hace dos años se aprobó en EE.UU. el primer medicamento nuevo en los últimos 25 años contra la tuberculosis, la rifapentina. En Suráfrica este fármaco se ha administrado con éxito junto a otros, como la isoniazida y el etambutol. Una nueva clase de medicamentos (nitroimidazopirenos) puede ayudar a controlarla, pero no estarán listos hasta dentro de 8 años.
Vacuna: eficaz en niños e inútil en adultos.

 neumonia

Sida


34 millones de afectados
Agente: el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Se contagia únicamente a través de la sangre, el semen y los fluidos vaginales.
Síntomas: se manifiesta lentamente y en fases sucesivas. Primero, con fatiga y fiebre. Luego aparecen inflamación de ganglios, diarreas persistentes y pérdida de peso. Si el sistema inmunitario se halla muy debilitado hay también neumonía. La fase final coincide con una profunda alteración del estado del paciente.
Población afectada: 34 millones de personas infectadas en el mundo. Cada minuto se contagian cinco personas. Desde 1981 ha causado más de 20 millones de muertos. Cerca de 600.000 niños mueren anualmente. Y el contagio no decrece.
Localización: en África hay 26 millones de afectados y en Europa occidental, medio millón. España es uno de los países más castigados de la Unión Europea, con una cifra que va de 120.000 a 200.000 enfermos. En Europa oriental y Asia central hay 270.000 afectados. En Asia oriental y el área del Pacífico, 560.000. En Australia y Nueva Zelanda, 12.000. En América, más de 2.600.000 casos, la mayoría en los países sudamericanos.
Tratamiento de control: el antirretroviral AZT es el primer fármaco contra la enfermedad: mejora la inmunidad, pero su precio es demasiado elevado para el 95% de los infectados. El tratamiento de un enfermo cuesta más de 6.000 euros anuales, aunque la cifra puede ascender a 18.000 euros. El virus resiste a los fármacos si se suspende el tratamiento. En el caso de las mujeres embarazadas, un tratamiento con AZT durante el segundo y el tercer trimestres del embarazo logra evitar la infección del niño.
Vacuna: No existe. La combinación de tres y hasta cuatro fármacos diferentes es una de las principales bazas para frenar la epidemia. En la actualidad un grupo de científicos españoles liderado por Teresa Gallard y Joseph María Gatell, responsable del equipo de Sida del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps) del Hospital Clinic de Barcelona, realiza ensayos de la primera vacuna terapéutica contra el sida. De su éxito depende que los ya afectados puedan interrumpir el tratamiento con antirretrovirales de por vida.

 

Artículo de Gloria Garrido. Más allá de la ciencia nº240

 

VER MAS NOTICIAS RELACIONADAS

  • Sapolio

    Aguante el Clorox jejeje

  • flavia

    JAJA LES FALTO SU QUESQUE BROTE DE GRIPE PORCINA JAAJA LA BURRADA DE MEXICO

  • Joseph

    El egocentrismo hace que perdamos la conciencia “lógica” de las cosas. No pretendo proclamar a éstos microorganismos como benefactores en primera línea de la humanidad. Los deseos de eliminar el sufrimiento ajeno son loables, pero a qué precio. Si la humanidad sigue aumentando a pesar de todos los inconvenientes que se le presentan… ¿Qué resultado se podría esperar de esta misma humanidad sin estos problemas? Una superpoblación a corto plazo que acabaría en motivo de guerra constante por la alimentación. La población que no moriría de estos microorganismos moriría de hambre, radiación, empacho de balas, etc.
    Por tanto… ¿Qué se desea realmente?
    La sentencia aparentemente es terrible… pero realmente no es así:
    Estos microorganismos son necesarios para intentar poner freno al incontrolado aumento poblacional mundial humano, si bien no lo consiguen al cien por cien, sí realizan una gran labor.
    Nadie quiere verse afectado, pero quieren disponer de toda clase de abusos innecesarios en su vida. Esto tiene un precio y este precio debe ser compartido por todos los habitantes de este planeta, aunque no se vea de forma equitativa.
    Estos microorganismos mutan al tiempo que se les expone a medicamentos para… ¿erradicarlos? Sin embargo no mutan sólo ellos, también lo hacen los humanos. Pero… justamente quienes superan a estos microorganismos son personas que no pertenecen al estatus de acomodados… ironías de la vida, la supervivencia de especie no contempla los estatus.
    En principio, y sólo en principio el exterminio total de la humanad sea de la forma que sea no tiene mucha base para sostener está teoría, pero… una drástica reducción en corto espacio de tiempo… sí es viable, por motivos varios.
    Si hay que atenerse a los resultados hechos públicos sobre las investigaciones llevadas a cabo sobre la geneática humana en su retroceso, se ha llegado a un punto en el pasado donde el grupo de humanos estaba relativamente reducido. Cierto o hipotético, esto puede haber pasado y volver a repetirse.
    Saludos.

  • http://google ALEJANDRA GONZALEZ

    ES MUY MALA LA INFORMACION NO CONTIENE NADA DE MRICOORGANISMOS EN LA MEDICINA

  • Patricia Roi Jonas

    Interesante toda la información que has entregado sobre las enfermedades contagiosas de ayer y de hoy. Creo que siempre habrá un porcentaje de muertes por enfermedades contagiosas en toda la humanidad. Que una enfermedad fuese tan terrible que diezmara a casi toda la humanidad no se si será posible. Siempre sobreviviría alguien creo yo. Y si no, ahí acabaría la humanidad…la de los seres humanos.

  • http://www.planetaki.com/iesu Jesu

    Cualquier bichito tiene más futuro que nosotros. Incluso cualquier cosa, una piedra mismo. Pero mientras nos convencemos de éso, hay que hacer cosas, así que, vivamos.

  • http://yournigthmares.blogspot.com Queen of Diamonds

    Vaya no sabía yo que la leishmaniosis, se contagiaba también a humanos, yo pensaba que sólo se contagiaban los perros…no si al final no saldré de casa y iré siempre con mascarilla a lo Michael Jackson :(

  • Joel

    Seee..como siempre digo la prensa es una …weno sabn a q lo m refiero..siempre creando miedo y exagerando las cosas como dice neogeminis…

  • http://neogeminis.blogspot.com neogeminis

    Parece mentira que las grandes plagas estén provocadas por estos factores microscópicos. Si bien hemos convivido con la mayoría de ellos desde siempre, es notorio como se van adaptando y mutando, impidiendo que nos vayamos inmunizando.
    Además por los datos aquí volcados, se ve a las claras que la manipulación de la información convierte en pandemia algo que creo, está lejos de serlo.

    un abrazo.

    • http://sinuhegm.spaces.live.com tejiendoelmundo

      Y que lo digas, la falta de noticias suculentas convierten en pandemia a virus que existen de hace ya tiempo. Cosas de la globalización y de la prensa que perdió el norte y los escrúpulos hace mucho tiempo ya.

      Saludin

  • Joel

    ahh..salu2 XD

  • Joel

    Hace años que leo esta clase de cosas que mencionan cifras de gran proporcion relacionadas con el termino infección o muerte o ambas….me sorprendia y m preocupa ver esto…pero sobretodo m atemorizaba ..ultimant ya no…no se si estoy perdiendo mi humanidad y sensibilidad o simplemente he logrado un mayor autocontrol de mis emociones, supongo xq es q no conozco a estas personas ni tampoco puedo hacer nada para ayudarlas ..es esto un pensamiento maduro?? avcs m da asco la madurez no se xq…..me parecio bastante curioso ver el numero “siete” de nuevo presente en este articulo ..coincidencia?? aunque supongo q hay mas bacterias y nuevos virus pululando x el mundo y volviendose mas fuertes ante al parecer nuestros miserables esfuerzos….espero q n l futuro una vacuna o tratamiento no se vuelva agua regando un desierto…parece aunque avcs no …como si caminarmos por el filo de un cuchillo acercandonos cada vz mas a la punta hacia dond va la humanidad m pregunto io..x momntos m parece que la sociedad y todos hemos causado este tipo de males. Si solo l reparto de la economia seria mas justo y todos tuvieramos un nivel de vida mas estandar…apuesto a q todos serian mas felices y q estos males no serian tan comunes…soñar no cuesta nada creo io …
    Ultimamnt a mi tmb m lo parece…como si todo ia estuviera predeterminado.. como si todo fuera un “puzzle” n la q todos somos piezas q sin razon aparente encajan perfectamente…
    A mi tmb m parece super preocupante eso del cambio climatico…pero aparte de usar focos ahorradores..caminar mas seguido.. reciclar y ese tipo de cosas…parece como si los esfuerzos de mi persona no fueran utiles ..veo aun todo los dias las calles sucias llenas de basura…miles y millones de autos circulando todo el dia..empresas q botan humo como si fuera lo mas natural del mundo y todo esto y muxas mas cosas a vista y paciencia de todos….somos mediocres o esq las personas no , no se si decir no nos damos o no se dan cuenta de que tnmos q trabajr en equipo n este tipo de cosas….Dios nos coga confesados…

    • http://sinuhegm.spaces.live.com tejiendoelmundo

      Tu lo has dicho Joel, que nos coja confesados a todos, porque al paso que vamos no se intuye un futuro demasiado esperanzador para nadie.

      Un saludo