Skip navigation

.

Juguemos…

Tengo miedo. No quería venir aquí pero al final me han convencido. Pero no quería…
Ir al cementerio no entra dentro de mi idea de una noche divertida. Además solo tengo once años, ya tendré tiempo de ir al cementerio cuando me muera. El cementerio de mi pueblo queda además en las afueras, tardaría más de 10 minutos en volver a casa corriendo si pasara algo. ¿Qué? ¿Que puede pasar? Yo que sé.


A Juan se le ocurrió la absurda idea de ir a jugar al cementerio. Al escondite nada menos. Es el más valiente de nosotros tres, dice que esto para el no es nada. Puede que no para él, pero para mí si lo es, es algo, algo que me aterra. No es que Luis sea muy valiente, pero no quiso echarse atrás, quizá por vergüenza. Aun así, Luis es más valiente que yo.

Bueno, ha llegado la hora de echarnos a suertes quien se la queda.
-Lo decidiremos a piedra papel tijera. -dice Juan.
Es algo razonable, lo único que puede haber de razonable estando en un cementerio a la una y media de la mañana para jugar al escondite, todo es una locura, pero es razonable sortear quien se la queda jugándonoslo a piedra papel o tijera.

Hay una probabilidad entre tres de que me la quede yo, espero tener suerte, no sería justo ser el que más miedo tiene y quedármela yo. Bien vamos allá. Tres dos uno…
Yo he sacado una piedra y Juan y Luis un papel, está claro, he perdido y a la primera. Me están entrando ganas de gritar, tengo que aguantarme, mi respiración se acelera.

Me han dicho que cuente hasta cincuenta en el ciprés que hay cerca de la entrada, y que luego los busque, solo eso, casi nada. Estoy ya de espaldas a ellos junto al ciprés, ya han comenzado a esconderse, no me ven ni me oyen, ya no aguanto más. Me he puesto a llorar en voz baja, ¿qué demonios hago aquí? ¿Cómo me deje convencer?

Bien, ya ha pasado un rato, me he limpiado las lágrimas con la manga y ya no se me nota que he llorado (creo). El cementerio es muy grande, yo en cambio soy muy pequeño. Estoy mirando desde el ciprés y no veo nada, tampoco oigo nada, no están por aquí cerca, seguro que se han escondido en lo más profundo. Un momento ¿y si oigo o veo algo y no son ni Juan ni Luis? Creo que me moriría aquí mismo.

Me cuesta empezar a andar, todo mi miedo se ha concentrado en mis pies, los siento muy raros. No estoy seguro, pero creo que me costaría hablar. Bien empecemos, hay mucho sitio por donde buscar. El cementerio tiene forma de rectángulo (más o menos), yo estoy en uno de los extremos, enfrente de mí hay tumbas individuales pulcramente organizadas formando lo que podría llamarse calles. Más adelante (hacia la mitad del rectángulo) está todo ocupado por criptas y tumbas individuales (pero estas más grandes y sofisticadas que las otras), creo que esto ocupa más de tres campos de fútbol grandes en total.

Empiezo a andar, no oigo ni veo nada anormal. Intento no hacer ruido para que mis pisadas no corrompan el silencio del cementerio, como si al hacer ruido estuviera molestando a los muertos en su eterno descanso. Parecían estar diciéndome que si yo les molestaba, ellos también podrían molestarme, vaya que sí podrían. Muy despacio empiezo a mirar por la primera calle todos los nichos vacíos en los que puedan estar Juan y Luis (ya tendrán tiempo de estar en los llenos en el futuro, todo el tiempo del mundo), para encontrarlos de una vez, ir corriendo hasta el ciprés, y terminar el juego. Sería fantástico encontrarlos a la primera.

En la primera calle no están, solo hay gente muerta. Que tranquilo está todo, no tranquilo no es la palabra, está muerto, todo está muerto, exceptuándonos a mí, a Juan y a Luis. Tres almas vivas en la casa de las almas muertas. Mirare ahora en la segunda calle, un momento ¿que es eso? Ah sí, es la tumba de mi abuelo, estuve aquí hace unos años, cuando murió. DAVID LÓPEZ ESTERUELAS 1910-1998. Era mi abuelo paterno, a mi me pusieron su mismo nombre, me llamo David López Blanco, es un nombre muy parecido al de mi abuelo. Cuando yo muera(dentro de 100 años más o menos) mi nombre estará escrito en una tumba como esta, ni mejor ni peor, la gente que pase por ella ya sea para llorarme o para jugar al escondite, podrá leer en ella mi nombre. A mí no me importara porque estaré muerto.

Continuo mi ronda, empiezo a estar más relajado, no se porque pero tengo un mal presentimiento.
-Nos has despertado- dice una voz.
No, no puedo respirar, porque me pasa a mí esto, me lleva la mierda. Oigo una risa estentórea de Juan, que hijo de puta, se me acaba de pasar el susto, no del todo, pero se me pasa. Les estoy oyendo correr, no hay duda de que van hacia el otro extremo del cementerio, bien, esto quiere decir que no voy a tener que mirar más calles, se han ido hacia los mortuorios, se habrán escondido detrás de una gran cruz u otra figura similar. No tengo prisa, que se escondan lo mejor que puedan, en cuanto les vea, nos iremos a casa, les guste o no.

El mármol blanco de las tumbas hace un feo contraste con lo negro de la noche, no es una visión. Muy agradable. He visto muchas películas de terror, y no hay cosa que me dé más miedo que la visión del blanco de las tumbas con el negro de la noche. Bueno, de lo malo, malo, parece que mi sensación de pánico se está disipando, (poco a poco, claro) ya no siento ganas de gritar ni de llorar, pero sigo estando algo asustado.

Al fin y al cabo, esta no es la peor situación en la que me he visto. El año pasado, una vez jugando por la noche a tocar timbres y escapar, el señor Matías (nuestro borrachín local), que tiene ya cerca de setenta años, nos pilló “infraganti”, porque dio la casualidad de que estaba en la puerta a punto de salir para ir al bar y comenzó a pegarnos con su bastón sin ninguna intención de hacer amagos porque fuésemos unos niños. A mí no me pilló, pero a Luis le dio un fuerte golpe en la cabeza que le hizo un chichón bastante grande y le hizo sangrar. No le dijimos nada a nuestros padres por miedo a que nos castigaran, y además a Luis aquello le sirvió para jactarse entre todos los niños de haber recibido un fuerte golpe y no atemorizarse por ello, ya que seguimos yendo a tocar timbres a la semana siguiente. Luis el valiente.

La noche se está despejando, la luna (cuarto menguante) brilla en el cielo ahora sin nubes, si, pensándolo mejor nunca tuve tanto miedo como cuando el señor Matías casi nos muele a golpes con su bastón. Pero como era (bueno es) solo un viejo borrachín, pudimos escapar sin problemas. Hoy solo es un día mas de diversión, Hasta me estoy empezando a encontrar medianamente a gusto aquí en el cementerio. Dicen que en la ciudad de los ciegos el tuerto es el rey, pues bien, en la ciudad de los muertos el vivo (ósea yo) debe ser el rey también.

Estoy vivo, y nada tengo que temer de los que no lo están, soy el rey de la ciudad (bueno, Luis y Juan también) aquí y ahora. Miro mi reloj luminoso, son las dos de la mañana. Bien, encontrare a ese par de estúpidos y nos iremos a casa que ya se está haciendo tarde. Oigo voces, no me asustarán esta vez les he reconocido a la primera. Luis ha dicho algo en voz alta, luego los dos han gritado bastante fuerte como si se asustaran de algo, un golpe de algo pesado cayendo al suelo y luego silencio. Me han dado una pista de donde están, solo he de seguir el ruido.

Que cabrones han ido a esconderse detrás de la última cripta. El brazo derecho y parte del torso de Juan (creo) asoma detrás de la cripta más alejado. Además los muy idiotas se han ido a esconder detrás de una cripta de las que no tienen ninguna figura, que idiotas con las estatuas y cruces tan grandes que tienen la mayoría. Bueno la mayoría no, esa es la única que no tiene figura. Los pobrecillos deben han sido bastante tontos (en la ciudad de los tontos el normal es el rey) , ahora Luis (creo) asoma su mano por el otro lado del mortuorio encima la mueve bruscamente, para que yo lo vea mejor. Estoy a veinte metros de ellos y ya hasta los oigo gritar y jadear como locos en un manicomio. Ya está.

Ahora mismo vuelvo al ciprés y daré por ellos como que les he descubierto. Si me acerco demasiado pueden echar a correr y ser más rápidos que yo, de hecho si ahora mismo se pusiesen a correr quizá me alcanzarían. No, no quieren correr parece, peor para ellos, volveré andando en un apacible paseo, sin prisas ni miedo, ¡Soy el rey de la ciudad!

Puede que siga siendo un miedica al lado de Juan y sobre todo de Luis, pero ya no me dan miedo los cementerios, desde hoy. Me siento poderoso no se es muy raro. Bien, ya estoy en el ciprés.

-¡UN DOS TRES POR JUAN Y LUIS!

Espero, parece que no quieren venir. Está claro quieren que vuelva y darme un buen susto. Darle un susto a David el miedica. Lo admito, tiemblo de pánico en verano cuando vamos a nadar al río o a la piscina municipal, no creo que aprenda a nadar nunca, pero he aprendido a “nadar” en los cementerios no hay duda.

¡Ese par de imbéciles¡ Siguen ahí detrás del mortuorio sin figura ¿Serán tan tontos de creer que no les veo? Al menos el que parece Luis ha tenido la decencia de dejar de agitar la mano, pero aun así le sigo viendo, ¿Es que no se da cuenta? Estoy ha cinco metros de ellos y aun no les oigo decir nada, los muy idiotas son capaces de haberse quedado dormidos.

¡OHHHHH! ¡DIOS MIO! Había una razón para que no se movieran…Una especie de santo (la figura que debía de llevar el mortuorio ) se ha caído encima de Juan y Luis¡ Por eso Luis movía la mano bruscamente, y aquellos jadeos. Cuando los encontré estaban agonizando, ambos tienen aplastadas las cabezas, esto no puede estar pasando.

Me tranquilizaré, ahora voy a dar media vuelta y me iré despacio, por donde he venido, ha pasado algo terrible, pero al menos yo estoy bien. En una cripta cercana hay una estatua de un santo que tiene algo raro ¿Qué es? Ah, Juan le ha puesto su gorra en la cabeza jugando antes (cuando estaba vivo) quizá quince minutos antes (respiraba) antes de… Bueno, de eso.

No pasa nada me iré a casa y contaré todo, me he quedado sin mis mejores amigos pero estoy vivo. No podré estar sin desquiciarme por completo durante mucho tiempo, pero aguantaré hasta llegar a casa, si aguantaré. Pero no pueden ver los adultos cuando lleguen esa gorra ahí encima de la cabeza de San lo que sea. Un momento y listo. Subo con cuidado a la tapa del mortuorio, me agarro a san lo que sea, bien… un rato mas…¡OHHH NOOOOOO! La estatua se mueve, yo me caigo con ella, ¡PUTA MADRE!

Apenas consigo ver nada en la noche, estoy tumbado boca arriba. La estatua de este hijo de puta (ya no tiene para mí consideración de santo) me ha caído encima. Aunque no lo veo, siento que mi caja torácica ha encogido claramente, y siento una agonía de dolor en cada latido de mi corazón. Si ahora mismo viniera alguien aquí creo que me podría salvar. Aún tengo posibilidades, yo no voy a acabar como Juan y Luis. Pronto amanecerá y vendrá alguien, no tengo de que preocuparme. Yo no voy a acabar como ellos, no yo no.

- Aquí los reyes somos nosotros ¿qué te creías?

¿Qué es esa voz? Debe ser una alucinación. Los muertos no hablan. Qué raro, me está entrando sueño, normal, hace rato que debiera estar en la cama. Seguro que me despertaré en el hospital y los médicos ya me habrán curado, todo habrá quedado en un susto. Que sueño, un poco que duerma no me hará mal, me ayudará a ahorrar energía así aguantare más tiempo. Pero seguro que no tardan mucho en encontrarme. Que sueño. Que sueño, tengo mucho sueño…

.

.

Relato cedido a Tejiendo el Mundo por Jose Orlando Gomez Fuentes (Todos los derechos reservados por el autor)

Fotografía de Simon Crubellier

.

MÁS RELATOS DE, TEJIENDO EL MUNDO

.

.

SI QUIERES QUE TUS RELATOS SEAN PUBLICADOS EN EL BLOG, ENVÍALOS A:

  • https://www.facebook.com/profile.php?id=100000927261451 Carlos Castro Roldan

    EXCELENTE!!! Me encanto, y lo volví a leer.

  • mikel

    MUY BIEN NARRADO …. SE QUEDA EN LA MENTE

  • dandy’ellie’

    esta cool este sitio

  • j0ss

    wooo genial felicidades al autor y a los demas p0r este blog me enkanta…

  • MILAGROS

    SABEN LA SITUACION DE LOS MUERTOS Y EL CEMENTERIO ME HIZO ACORDAR DE LA CANCION DE PORTA SUBEN AL CIELO SO QUIEREN OIRLA BUSQUEN PORTA SUBEN AL CIELO EN http://WWW.YOUTUBE.COM ESPERO LES GUSTE BYE BESOTES

  • MILAGROS

    OYE QUE HACIAN A LAS 1 DE LA MAÑANA EN UN CEMENTERIO JUGANDO A LAS ESCONDIDAS Y A PIEDRS PAPEL Y TIJERAS Y QUE TONTOS AL ESCONDERSE EN UNA CEPULTURA FLOJA POR QUE NO EN UN ARBOL O TRAS UN MURO

  • http://google lorena xxx

    un relato muy bueno,pero en estas fechas Sinuhé no pintan otros tipos de cuentos..ja,ja..
    un saludo.

  • L4 D31 p310

    debiaron de haber sido bien tarados para jugar en el cementerio a oras altas, si yo fuera david los hubiera mandado a la respectiva fregada

  • ALEXIA

    JAJAJAJAAJAJA OIGAN ESTA BUENO EL CUENTO PERO ESTA MUY LARGO Y ESO LE KITA EL MIEDO A MI NO ME GUSTO, ESTA BUENO PERO MUY PENSATIVOOO…..

  • Samsara

    Vamos que ni pagándome , me metía yo de noche a jugar al escondite en el cementério…creo que me daría un infarto. Una vez me quedé encerrada de día hacia el medio día, cuando fuí a poner flores a mis padres…y el enterrador cerró la verja que da a la calle, sin avisar con la campana…y cuando yo me ví rodeada de siléncio, sin ninguna persona cerca y descubrí que habían cerrado la verja…casi me muero del susto…empecé a correr hacia la otra puerta que es de madera y más antigua, y que se puede abrir desde dentro, si no la cierran con llave…rogando a Dios que no la hubieran cerrado, y con las prisas subí una rampa de tierra que da a las tumbas abiertas en el suelo de tierra…y al llegar arriba me ví casi con un pie dentro de una sepultura abierta en la tierra y vacía y si no freno en seco…voy a parar dentro de narices….arghhhhh…¡¡¡¡. Cuando al fin pude abrir la puerta de madera y salir al exterior el corazón me latía a cien por hora y temblaban mis manos…Ahora que cuando vi al empleado, le dije que fuera la última vez que se iba a comer sin tocar la campana….y aún se está retorciendo de la risa que le dió….

    • http://tejiendoelmundo.wordpress.com Sinuhé

      jejeje, para haberte grabado¡¡ Menuda situación, juasss

  • http://neogeminis.blogspot.com Neogeminis

    brrrrrrrrrrr…me ha hecho estremecer imaginando ese juego macabro de escondidas entre los muertos!…me atrapó hasta el final…felicitaciones al autor!

    abrazos!

  • http://vientovolador.blogspot.com/ Lázaro

    un relato muy bueno,pero en estas fechas Sinuhé no pintan otros tipos de cuentos..ja,ja..
    un saludo.

    • http://tejiendoelmundo.wordpress.com Sinuhé

      Hombre, ya sabes que en este blog no se siguen mucho los cánones, jejeje

      Un saludo

  • http://sherezade-mimundointerior.blogspot.com MªJosé

    Joer..con el cuento.Mis felicitaciones al autor ,muy bién narrado y ha mantenido el suspense hasta el final.
    felicitaciones.Besos.MJ