Skip navigation

.

Un episodio vergonzoso del apartheid.

Hace unos 4 años murió sin pena ni gloria un sudafricano de 78 años. Se llamaba Hamilton Naki, y la noticia de su muerte no apareció en ningún periódico, pero el trabajo de este hombre es de lo más extraordinario de este siglo. Su destreza hizo posible el primer trasplante de corazón, pero el apartheid de Sudáfrica y su condición de negro le condenaron al anonimato más de 40años.

Hamilton Naki nunca terminó la escuela primaria. Entró en la institución como jardinero, aunque pronto se dedicó a limpiar las jaulas de los animales con los que el equipo del prestigioso cirujano Barnard experimentaba en el campo de los trasplantes.

.

.

Poco a poco, las habilidades de Naki llevaron a los médicos a pedirle que manejara a los animales durante las operaciones; luego, que se hiciera cargo de la anestesia, y finalmente, que los operara con sus propias manos. A partir de la mera observación,   Naki se convirtió en un experto cirujano de manos precisas y firmes, aunque sólo conocido para los que compartían quirófano con él. De cara a la ley, era el jardinero.

.

.

El 2 de diciembre de 1967, una joven  llamada Denise fue atropellada al cruzar una calle, fue trasladada con urgencia al hospital de El Cabo, donde se le diagnosticó muerte cerebral, aunque su corazón seguía latiendo.

En hospital, Louis  de 52 años, agonizaba. El Doctor Barnard decidió intentar el trasplante. Sería el primero de la historia.

.

.

En una histórica intervención de 48 horas, un equipo de cirujanos logró extraer el corazón de la joven e implantarlo en el cuerpo de  Louis. Naki formaba parte destacada de ese equipo que hizo la extracción,

Pero en la Sudáfrica del racismo, nadie supo entonces que buena parte de la operación la había realizado un hombre de raza negra,   “Si hubieran publicado mi fotografía habrían ido a la cárcel. Así eran las cosas en aquel entonces”, recordaba Naki en un periódico el 26 de abril de 2003.

.

.

Cuando saltó la polémica sobre este hecho, varios ex dirigentes del país ( y seguidores del apartheid)  negaron la veracidad de este hecho, pero el propio Barnard, antes de su muerte dijo a un realizador interesado en hacer un documental sobre el tema: “Tenía mayor pericia técnica de la que yo tuve nunca. Es uno de los mayores investigadores de todos los tiempos en el campo de los trasplantes, y habría llegado muy lejos si los condicionantes sociales se lo hubieran permitido”.

.

.

“Ahora puedo alegrarme de que todo se sepa. Se ha encendido la luz y ya no hay oscuridad”, dijo éste héroe clandestino al recibir en 2002 la orden de Mapungubwe, uno de los mayores honores de su país, por su contribución a la medicina. Hasta sus últimos días, uno de los mayores cirujanos del siglo sobrevivió con una modesta pensión de jardinero.

.

Posteado por Dragonerrante.

.

.

Fuentes:

http://www.elpais.com/articulo/ultima/heroe/clandestino/elpepuult/20050611elpepiult_1/Tes

http://www.elmundo.es/elmundo/2005/06/13/obituarios/1118652511.html

.

.

MÁS HISTORIAS DE LA HISTORIA DE T.E.M

  • Ronald Juarez

    MI RESPETO Y ADMIRACIÓN A ESTE NOBLE Y GRAN HUMILDE, DR. HAMILTON NAKI Y DIOS LO TENGA EN SU GRACIA.
    OS PROPONGO A TODOS LOS QUE HAYAN VISITADO ESTA PAGINA DIVULGAR LA INFORMACIOÓN AL MUNDO ENTERO, UNA VIDA TAN MARAVILLOSA NO DEBE DE QUEDAR EN EL RECUERDO SINO ETERNIZARLA PARA EJEMPLO DE LAS NUEVAS GENERACIONES.

    Dr. Ronald Juarez H.
    Pais.- Bolivia

  • CLAU

    Un aplauso enorme hasta el cielo para Hamilton Naki.

  • Alee

    Holaa, te tengo una pregunta… la paciente sobrevivio a la cirugia?.o si sobrevivio no quedo con efectos secundarios??
    Muy interesantee el tema yo vi una parte en discovery channel pero vi muy poco

    EXCELENTE PAGINA ;)

  • Joseph

    El titulo del reportaje no puede ser más claro “el cirujano clandestino”.
    Cirujano, sí. Practicante de medicina, sí. Doctor… no.
    Las circunstancias que rodearon la vida de este hombre no creo que sea necesario enfocarlo hacia el racismo, pues de hecho si por racismo fuese no hubiese tenido ocasión para poner las manos donde las puso.
    En esta página se le da un enfoque a la vida y obra de este señor que no coincide con otras fuentes. Si bien no varia mucho, tampoco es cuestión de atribuirle lo que no hizo. El doctor Barnard era el jefe del equipo medico y como tal era el único que aparecía en las entrevistas, noticias y seminarios, pero juntamente con él había más además de Hamilton Naki. La diferencia entre Hamilton Naki y sus compañeros es que sus compañeros eran doctores y él no. Aparte no podía participar en una intervención de cirugía sobre humanos pues la licencia especial que se le había otorgado era para instigación en animales y no en personas. El hecho de participar en la intervención de extracción y trasplante del corazón humano está más que justificado (desde el punto de vista medico, pero no legal) por la cantidad de horas que llevo esta intervención y los relevos que se harían necesarios en cada momento. Aparte de la experiencia que había adquirido con los animales. Pero no hay que olvidar que su intervención en esta operación estaba en todo momento fuera de la legalidad y de toda lógica por no tener la titulación mínima que se exige en estas intervenciones. Así hay que hablar de negligencia por parte del doctor Barnard y todo su equipo, independientemente de lo preparado que estuviese el señor Hamilton Naki. La medalla que le otorgaron no fue tanto en reconocimiento por sus servicios como para acallar ciertos sectores internacionales.
    En una Sudáfrica de aquellos tiempos (y de hoy) el tener la piel negra sólo era un agravante más para tu situación personal, pero no un condicionante insuperable. De no haber sido así no hubiese sobrevivido ningún “político” de piel negra hasta el cambio de sistema.
    Saludos.

  • Emilio Martinez

    Lástima que el mundo no haya conocido la historia de este personaje antes, al menosaunque al final se le reconoció su capacidad y debemos tener en cuenta que el grado de doctor no debe de ser merecido por el aspecto legal sino por el conocimiento real.