Skip navigation

.

Me declaro culpable

Me declaro culpable de haber leído acerca de la teoría de la relatividad. Siempre fui bastante curioso.

En algunos casos resultó ser algo positivo, pero en otros no. Bien lo dijo aquél autor cuyo nombre no recuerdo, “…benditos sean los ignorantes”. Refiriéndose a que cuanto más sabía un individuo mayor era el sufrimiento respecto a ciertos puntos.

No me pidan una mayor claridad a la hora de escribir, pues no soy más que un escritor aficionado.

Así fue como una de tantas noches -esas en las que te quedas sentado en silencio viendo como se mueven las agujas del reloj, o contando las hendiduras del cielo raso, o calculando cuantos sonidos diferentes otorga el silencio de la noche- me pongo a leer esta teoría de Einstein sobre la luz y el comportamiento del tiempo con respecto a la velocidad… ¿Por qué todo no pudo ser más simple?

Luego de leer algunos párrafos, al volver a observar el reloj noté algo extraño en él. Ya no era el mismo reloj que había observado minutos antes. En primer lugar porque ya no era el mismo yo. En segundo lugar porque el reloj que tengo en mi mesa de noche siempre tuvo un defecto. Cuando marcaba las nueve tenía un desperfecto que hacía que el minutero quedara estancado por un pequeño bulto que tenía en la superficie que marca las horas y los minutos.

Allí fue cuando me pregunté ¿si observo un reloj en movimiento que al cabo se detiene significa que el tiempo para mí también se detiene?

Pues no. Esa fue una pregunta estúpida lanzada al aire por mí mismo.

Pero, ¿Cuántas veces estando yo ahí ese reloj se detuvo marcando las nueve de la mañana o las nueve de la noche? ¿Cuántas veces no me detuve yo con él? Al cabo el reloj murió por la pereza de destrabarlo de sus nueve. Quedó en el olvido, marcando quizás eternamente sus nueve.

Eso pasa siempre, no siempre con los relojes pero sí con todos nosotros. Curioso un mundo donde nos regimos por simples tics-tacs, esa pereza capaz de matar el tiempo. Y decían que el tiempo era oro, pues no, es mera relatividad.

Todo me parecía más simple antes de leer eso.

.

.

Relato cedido a Tejiendo el Mundo por Daniel Román Ramírez. (Derechos reservados por el autor)

Imágen: Relatividad. 1953, litografía de M.C. Escher

.

.

ARCHIVO DE RELATOS DE T.E.M

  • Andrea

    Muy buen relato!
    Todo es relativo…

  • Joseph

    Ignorancia: Falta de conocimiento de… (y a los puntos suspensivos le pueden poner lo que quieran).
    La ignorancia no es buena, pero tampoco es mala. Depende del momento, lugar, etc.
    El catedrático y el pescador:
    Un catedrático decide pasar unos días en un pequeño puerto de “humildes” pescadores.
    Se interesa por su forma de vida y dispuesto a verlo de cerca le pide a un pescador para ir con el en la barca mientras este va de pesca.
    El paso de las horas en la barca se convierten en aburrimiento y tedio para el catedrático. Decidido a entretenerse empieza a preguntar al pescador:
    Cat.-¿Tu tienes conocimientos de geografía?-
    Pes.-Se lo que es, pero no tengo conocimientos de esto-
    Cat.-¿Pero de historia sí tendrás?
    Pes.-Sólo lo que se cuenta por aquí, pero de más lejos muy poco-
    Cat.-¿Y física?-
    Pes.-No aquí no estudiamos-
    Cat.-¿Sabes escribir?-
    Pes.-No, aquí no necesitamos saber escribir, pero hay algunos que si saben-
    Cat.-¿Pero matemáticas si sabrás?-
    Pes.-No, números tampoco los estudiamos, aquí no hace falta-
    Cat.-¿Entonces cómo contáis, cómo hacéis las cuentas?-
    Pes.-Con los dedos, y si no nos bastan volvemos a empezar, para lo que tenemos que contar ya nos basta-

    Siguió el catedrático haciendo preguntas y a cada respuesta se iba encendiendo más y más en su incredulidad de lo que estaba escuchando. Llegado un punto de máximo frenesí por el catedrático y exaltado frente a la tranquilidad que demostraba el pescador mostrando sin ningún pudor su total ignorancia del mundo, dio una patada al fondo de la frágil barca al tiempo que le gritaba al pescador:
    Cat.-Pero hombre no te das cuenta que con tu ignorancia frente al mundo has perdido media vida-
    Al dar la patada al fondo de la barca provoco tal fisura que el pescador al verla entendió al momento lo que esto significaba, miro la distancia a la que estaban de la orilla y le dijo tranquilamente al catedrático:
    Pes.-¿Sabe usted nadar?-
    Perplejo, el catedrático, mientras veía como se iba llenando de agua la barca, contesta:
    Cat.-no, nunca he necesitado saber nadar-
    Pes.-Pues entonces siento decírselo pero… acaba usted de perder TODA su vida-
    Ignorantes somos y seremos todos. No hay una línea en donde podamos definir determinados niveles de ignorancia.
    La oficialidad sí tiene líneas de definición para los grados de ignorancia. Pero son erróneas desde el punto de vista “real”, sin embargo son muy útiles para la determinación de un supuesto nivel de “estudios” de la población (que no de conocimientos propiamente dichos).
    Temo que se me ha ido la mano por usar exceso de espacio.
    Saludos.

    • Daniel Román

      Jaja.

      Joseph, no me conocia esa historia. Muy bueno por cierto.

      En este caso se podría decir que la ignorancia también es relativa, al igual que el tiempo.

      Saludos.

  • http://te-cuento.spaces.live.com/ Emy tecuento

    ¡Cielos, ya sé lo que pasa!
    Le daba a la crucecita de arriba y no a la de abajo!!!!
    mmmmmmmm ¿me estás cambiando el orden de las crucecitas?
    Bueno, mira, yo le doy a las dos y va que chuta…
    ¡No te rías, eh!

    • http://tejiendoelmundo.wordpress.com Sinuhé

      A ver si nos vas a desconfigurar el blog sirenita¡¡¡ jejeje

  • http://te-cuento.spaces.live.com/ Emy tecuento

    ¡Leñe, que esta no me manda el aviso para las actualizaciones!
    Vuelvo para darle de nuevo a la crucecita… luego me borras este si quieres ;)

  • http://te-cuento.spaces.live.com/ Emy tecuento

    Desde que empecé a hablar, soy glotona buscando el porque de las cosas, y como nunca encuentro respuesta sin añadirle otra pregunta, nunca me doy por satisfecha…
    Al final vais a tener razón, de no haberme formulado esa primera cuestión… ¿ande andaría yo?
    Jeje, seguro que en este lugar y en este preciso momento, no.
    ¡Besotes!

  • http://silvacamache.wordpress.com Camaché

    hay algo mágico en ser ignorante, es un don que según se mire, se va perdiendo o ganando con ese relativo tiempo. es decir, cuanto más sabes, sabes que menos sabes y cuanto menos sabes, crees que sabes más… pero qué importa! todo es relativo.
    Saludos! :)

  • http://www.myspace/acuga Natalie

    “Si admitimos que la naturaleza humana puede regirse por la razón… se destruye la posibilidad de vida”.
    Eso dijeron en la película, Into The Wild, muy cierto. La ignorancia es una dicha.

  • Conde_Morteº

    Siempre lo dije sin saver que la frase era famosa. Solo lo formule un dia… Porque querer seguir saviendo? Adquiri conocimiento pero mas alla de eso ahora tengo mas dudas que antes, de solo escudriñar sobre las guerras y ver sus secuelas por ejemplo, hoy dia tengo insomnio. Y solo hable de una de las tantas areas, la historia; creo que ella es la culpable, solo detenganse un momento y observenla. A partir de ello comenzaran a pensar que el hombre esta dotado de virtudes, pero envano. :-/

  • Daniel Román

    Mejor no se pudo haber dicho. Hacer las cosas como si fuera el último día.

    • Daniel Román

      Por cierto, gracias a Sinuhé por publicarlo y a todos los que han comentado. ;)

  • Pepi

    Yo soy muy curiosa, leo todo lo que encuentro, y también me interesé por la relatividad, je, je. Pero Sinuhé la verdad, a veces se es mucho más feliz cuando se ignoran más de cuatro cosas. Vamos a procurar ser cada día un poco más feliz, y dejar descansar a las neuronas. Buen fin de semana. Besitos.

  • Warthog Flammarion

    Aunque muchos creen que no les va a pasar nada, esto sí ocurre a todos.

    La vida es para disfrutar al máximo. Les parecerá largo, pero no es así. Están los sueños, las cosas pequeñas de las que nadie se dan cuenta, las leyes estúpidas tan engorrosas que nos estorban y que dicen que es mejor no meterse cuando en realidad nos estamos perdiendo de las cosas más importantes.

    Como dijo Marco Aurelio: Haz las cosas como si fuera el último día de tu vida.

    Saludos y besitos

  • SUSAN

    muy verdadero, para que tratar de explicarnos algo que nisiquiera conocemos es mas nisiquera sabesmos si nuestra vida es nuestra o no..
    uy si hay qe reflexionar un poco
    aunque mejor no.. yo mejor disfrutare mi tiempo.. jeje
    saludos
    ♥by susan♥

  • dragonerrante

    jaja Daniel, que feliz es la ignorancia. Si es que nosotros mismos nos complicamos la existencia formulando complejas leyes y buscando un porque a todo, en lugar de pararnos a disfrutar de cada momento.
    El saber nos hace querer saber mas, cuestionarnos todo y desde que perdemos esa inocencia en la que no nos preguntamos las cosas, no volvemos a ser los mismos.
    Un saludo

    • http://tejiendoelmundo.wordpress.com Sinuhé

      Muy de acuerdo contigo, la ignorancia es la felicidad, jeje