Skip navigation

.

Donde el tiempo se detuvo

Pocas ciudades en el planeta pueden rivalizar con Praga. Lugar mágico, impregnado de historia, de leyendas  y de misterio en cada una de sus esquinas, de sus callejones, de sus puentes… Todo en Praga adquiere un tinte diferente que nos hace echar la vista atrás y, entre los ecos pasados de violines y pianos, recorremos sus empedradas calles hasta llegar al antiguo barrio judío donde, encajonado entre edificios y antiguas sinagogas, encontraremos uno de los cementerios más impresionantes de europa.

En el viejo cementerio judío de Praga no hay lujosos panteones, ni monumentos de costosos mármoles, no hay flores, ni adornos, ni cruces, ni estatuas… allí solo encontraremos miles de lápidas amontonadas sin orden ni concierto, como si en un juego macabro hubiesen sido colocadas azarosamente por manos invisibles en lejanas noches oscuras y silenciosas.

Viendo el reducido espacio del cementerio, no nos salen las cuentas cuando nos dicen que allí hay enterrados más de cien mil judíos. En cambio, en el camposanto tan solo hay unas doce mil lápidas. Esto se debe a que el cementerio se les quedó pequeño y los judíos, sin la posibilidad de ampliarlo, tuvieron que recurrir a realizar los nuevos enterramientos sobre los ya existentes, añadiendo capas de tierra una y otra vez. En algunos lugares del cementerio se pueden contabilizar hasta once enterramientos unos sobre otros. Motivo también del aparente desorden de las lápidas.

.

Fotografía crédito

.

El poeta y erudito Avigdor Karo fue la primera persona enterrada en este lugar, allá por el año 1439 y permaneció activo hasta 1787, cuando fue clausurado definitivamente con la tumba de Moses Beck. Cientos de nombres célebres descansan en este lugar, como el sabio del Renacimiento, historiador, matemático y astrónomo David Gans (d. 1613), o el erudito e historiador José Salomón Delmedigo (d. 1655), y el rabino y coleccionista de manuscritos y libros impresos en hebreo David Oppenheim (m. 1736). Aunque sin duda el más conocido de todos es el gran erudito y maestro religioso Judá Loew ben Bezalel, conocido como el rabino Loew (d. 1609), que se asocia con la leyenda del Golem, un muñeco de barro creado por Loew para defender a los judíos de Praga, pero que enloqueció y no pudo cumplir su tarea.

Representación del Golem y el Rabino Loew

.

.

Fotografías crédito

Fotografías crédito

Fotografía crédito

Fotografía crédito

Fotografía crédito

Fotografía crédito

.

Elevado sobre las calles laterales, el viejo cementerio judío expande su aura sobre todo el distrito de Josefor, donde las antiguas sinagogas del gueto permanecen ancladas como islas. En una de ellas, la sinagoga Pinkas, con su eterno aroma a sándalo petrificado y entre las sombras de sus candelabros de siete brazos, encontramos un pequeño y estremecedor museo en recuerdo a los judíos muertos durante el holocausto nazi.

.

.

En sus paredes están inscritos los nombres de las víctimas judías, sus datos personales, y los nombres de las comunidades a las cuales pertenecieron. En 1968, sin embargo, el Monumento fue cerrado debido a filtraciones de aguas subterráneas, que ponían en peligro la estructura del edificio. Durante los trabajos de aislamiento, se descubrieron espacios subterráneos, un antiguo pozo y un baño ritual. El régimen comunista demoró intencionalmente los trabajos de reparación y las inscripciones fueron removidas. No fue posible hasta 1990 completar las modificaciones del edificio. Finalmente entre 1992–1996, los 80 000 nombres de los judíos checos y moravos víctimas del nazismo fueron escritos de nuevo en las paredes.
En el primer piso de la Sinagoga Pinkas se encuentra la exposición Dibujos de los niños de Terezín, 1942–1944. Entre los prisioneros en Terezín habían más de 10 000 niños, menores de 15 años al ser apresados. De 8 000 de ellos enviados al Este, unos 242 sobrevivieron a la guerra. El Museo Judío tiene más de 4 000 dibujos originales de estos niños en su colección. Son un testimonio conmovedor de su cruel destino y prácticamente el único recuerdo da aquellos que no sobrevivieron.

.

Algunos de los dibujos de los niños de Terezín

.

Fotografía crédito

Cementerio y sinagogas como único recuerdo de una pequeña porción de la historia de este lugar que nos puede dejar un poco tocados y quizás hacernos un poco más conscientes de lo efímero de nuestro paso por la vida. La visita a Vysehrad, la colina embrujada de Praga… mejor la dejamos para otro día.

.

.

Tejido por Sinuhé

.

Fuentes:

Fotografía de portada:  www.elpeaton.com

http://www.jewishmuseum.cz/aindex.php

http://holocaustoenespanol.blogspot.com

.

.

Aprovecho este post para invitaros a uniros al grupo de facebook en apoyo a la Ruta cultural Europea de Cementerios, pendiente

de aprobación en las próximas semanas.

.

.

ARCHIVO DE CEMENTERIOS Y CRIPTAS DE T.E.M

  • Daniel L.

    yo tampoco doy crédito, o sea que no me lo creo.
    este cementerio es muy extraño, la historia de que hay ocho cadáveres en cada tumba viene bien para que cuadren sus cuentas y las fotos molan.

  • CLAU

    !hermosas fotografías!. Los dibujos… qué puedo decir?, le arrugan a uno el corazón.

  • cecilia feregrino

    HOLA! Muy interesante el recorrido, y los comentarios mas. Quisiera recibir en mi correo lo que van poniendo en este portal. Muchas gracias

  • Romi Lijo

    es impresionante, sobrecogedor y no das credito a lo que paso.

  • delia

    Aterrador dan ganas de llorar no puedo creer que personas inocentes paguen por el error de otros….

  • Carlos Spitz

    Ay, Sinuhé, no es para tomárselo así. Es crítica constructiva y sin ánimo de ofender, debida a deformación profesional (soy traductor y editor) y perfeccionismo.
    Pero puestos a comentar, hay otra cosa que me hizo gracia:
    ” En el viejo cementerio judío de Praga no hay lujosos panteones, ni monumentos de costosos mármoles, no hay flores, ni adornos, ni cruces, ni estatuas… ”
    ¿Cómo quieres que haya CRUCES?
    Y sí, el post está muy bueno.
    Saludos

    • http://tejiendoelmundo.wordpress.com Sinuhé

      Muy hábil, si alguna vez te quedas sin trabajo siempre podrás hacerte detective.

      Un saludo