Skip navigation

.

Cuando ellas fueron ellos

Por suerte, hoy en día la igualdad de sexos ha avanzado en muchos aspectos,  pese a que todavía queda mucho camino por recorrer, y las mujeres no tienen que recurrir, como las que se muestran en este post, a hacerse pasar por hombres para poder acceder a determinados trabajos, derechos o simplemente deseos o sueños.

Son miles las que a lo largo de la historia vistieron y vivieron como hombres en su lucha personal por derribar esas barreras machistas que siempre se interpusieron entre ellas y sus metas. Pequeñas historias que década a década fueron germinando entre la sociedad para que las cosas cambiaran en el desarrollo de la mujer y de sus derechos.

Ésta solo es una pequeña muestra, ya que sería necesario un blog entero para poder reunirlas a todas.

.

.

Dorothy Lawrence/Denis Smith

Dorothy Lawrence fue una periodista inglesa que soñaba con ser reportera de guerra y con 19 años adoptó la  identidad de Denis Smith, haciéndose pasar por soldado en la Primera Guerra Mundial. Consiguió un uniforme y documentos de identidad falsos para formar parte del regimiento de Leicestershire. Pasado un tiempo y viendo que mantener su sexo en secreto era tarea casi imposible, confesó su historia a sus superiores que al punto la pusieron bajo arresto.

Fue acusada de espionaje  y declarada prisionera de guerra. A los militares les preocupaba que la historia saliera a la luz para que otras mujeres no decidiesen seguir el mismo camino que Dorothy y la obligaron a firmar una declaración jurada para que jamás contara su historia.

Tuvo que esperar a que finalizara la guerra para escribir su historia, pero el gobierno la censuró y no salió a la luz hasta muchos años después. Dorothy murió en 1964 en un asiló con severos problemas mentales.

.

.

Malinda Blalock/Samuel Blalock

Cuando llamaron a filas en la Guerra civil estadounidense al marido de Malinda Blalock, ésta se negó a que marchara solo y no dudó en vestirse de hombre y alistarse con el nombre de Samuel Blalock, haciéndose pasar por el hermano mayor de su propio marido. Allí llegó a convertirse incluso en mejor soldado que su marido y su identidad nunca fue revelada. Sus papeles de registro son unos de los pocos que se conservan de mujeres soldado en la guerra civil. Con el tiempo, la pareja desertó del ejército.

.

.

Charles-Geneviève-Louis-Auguste-André-Timothée d’Éon de Beaumont/Chevalier D´Eon

Charles-Geneviève-Louis-Auguste-André-Timothée d’Éon de Beaumont que nació mujer en Francia en 1728, pero vivió la mitad de su vida como hombre. Por su autobiografía sabemos que la razón por la que se convirtió en hombre fue espúrea, en aquella época solo los varones podían heredar. Con el tiempo fue espía al servicio de Luís XV llegando a viajar a Rusia para entrevistarse con la emperatriz Isabel. También fue capitán de dragones y luchó en la guerra de los siete años donde fue herido, recibiendo por ello la orden de San Luís. Vivió exiliado en Londres, retornado a Francia donde murió, ya como mujer, tan solo porque el rey, Luís XVI, accedió a costearle un nuevo vestuario femenino. En este caso creo yo que lo hizo más para no tener que pronunciar más su verdadero nombre.

.

.

Dorothy Lucille Tipton/Billy Tipton

Billy Tipton nació como Dorothy Lucille Tipton en 1914 y fue un pianista de jazz y saxofonista bastante notable. En 1933 comenzó su carrera musical en pequeños locales de Oklahoma y no tardó en ver que la música de Jazz era terreno masculino. De modo que comenzó a usar el nombre de su padre, Billy y en 1940 ya vivía como un hombre por completo. Grabó una serie de discos que se hicieron bastante populares y mantuvo relaciones con otras mujeres en las consiguió ocultar su sexo llegando incluso a tener una relación a largo plazo con otra mujer con la que adoptó tres hijos. No fue hasta su muerte, en 1989 cuando se reveló a la familia y amigos que Billy en realidad, era Dorothy.

.

.

Margaret Ann Bulkley/James Barry

El doctor James Barry era una mujer inglesa que se disfrazó como hombre para poder estudiar medicina y ser médica. Su nombre probablemente era Marianda Qualifed o Margaret Ann Bulkley.

Su origen se desconoce y la historia que se conoce es a partir de 1809 cuando ingresa a en la universidad de Edimburgo vestida de varón para estudiar medicina muchos años antes que en Inglaterra las universidades aceptaran mujeres.

Tras graduarse de médica, el doctor James Barry se enlista en el ejército británico que lo asigna a trabajar en Africa del sur en cuidad del Cabo y es en este lugar que atiende a una mujer de parto practicando la primera cesárea fuera de suelo inglés. Otro de los avances realizado por James Barry es proponer un nuevo sistema de agua para la ciudad con el objetivo de abatir las enfermedades provocadas por el agua contaminada en Ciudad del Cabo.

El celo médico de James Barry le costó muchas enemistades entre las autoridades de salud de Ciudad del Cabo cuando denunció la forma inhumana en la que eran tratados los enfermos mentales y las colonias de enfermos con lepra ; así como procurar mejoras en el pabellón del hospital asignado a las mujeres enfermas.

Este hecho hizo que lo trasladaran a otras colonias Inglesas, como cirujano Inspector-General al ejército británico a la India, Malta y Canadá.

Pero el más grande de los escándalos se dio a su muerte el 25 de julio de 1865, cuando al ser preparado para enterrarle y descubren que es una mujer. James Barry o Marianda Qualifed nos heredó la lucha constante para poder acceder a la educación.


.

.

Catalina Erauso/Pedro de Orive, Francisco de Loyola, etc…

Uno de los personajes más fascinantes y curiosos del siglo de oro español es Catalina Erauso, apodada La Monja Alférez, cuya vida está plagada de peripecias y aventuras. Nacida en San Sebastián en 1592, a los cuatro años fue internada en el convento de San Sebastián el Antiguo, del que una tía suya era la priora, por lo que tanto su niñez como su adolescencia las pasó entre rezos y crucifijos, llevando una austera vida monacal.  Sin embargo, parece ser que su carácter, inquieto y rebelde, no iba en consonancia con la tranquila forma de vida de intramuros y en  1607, cuando apenas contaba quince años de edad, colgó los hábitos y, disfrazada de labriego, cruzó las puertas del convento para no regresar nunca.

Pasó entonces a vivir en los bosques y a alimentarse de hierbas, a viajar de pueblo en pueblo, temerosa de ser reconocida. Siempre vestida como un hombre y con el pelo cortado a manera masculina, adoptó nombres diferentes, como Pedro de Orive, Francisco de Loyola, Alonso Díaz, Ramírez de Guzmán o Antonio de Erauso.
Algunos autores afirman que su aspecto físico le ayudó a ocultar su condición femenina: se la describe como de gran estatura para su sexo, más bien fea y sin unos caracteres sexuales femeninos muy marcados. Pedro de la Valle nos dice de ella que “no tiene pechos, que desde muchacha me dijo haber hecho no sé que remedios para secarlos y dejarla llana como le quedaron…”. También se dice que nunca se bañaba, y que debió adoptar comportamientos masculinos para así poder ocultar su verdadera identidad.
Bajo alguno de estos nombres logró llegar a Sanlúcar de Barrameda, embarcando más tarde en una nave hacia el Nuevo Mundo. En tierras americanas desempeñó diversos oficios, recalando en el Perú. En 1619 viajó a Chile, donde, al servicio del rey de España, participó en diversas guerras de conquista. Destacada en el combate, rápidamente adquirió fama de valiente y diestra en el manejo de las armas, lo que le valió alcanzar el grado de alférez sin desvelar nunca su autentica condición de mujer.
Amante de las riñas, del juego, los caballos y el galanteo con mujeres, como corresponde a los soldados españoles de la época, fueron varias las veces en que se vio envuelta en pendencias y peleas. En una de ellas, en 1615, en la ciudad de Concepción, actuó como padrino de un amigo durante un duelo. Como quiera que su amigo y su contrincante cayeron heridos al mismo tiempo, Catalina tomó su arma y se enfrentó al padrino rival, hiriéndole de gravedad. Moribundo, éste dio a conocer su nombre, sabiendo entonces Catalina que se trataba de su hermano Miguel.
En otra ocasión, estando en la ciudad peruana de Huamanga en 1623, fue detenida a causa de una disputa. Para evitar ser ajusticiada, se vio obligada a pedir clemencia al obispo Agustín de Carvajal, contándole además que era mujer y que había escapado hacía ya bastantes años de un convento.
Asombrado, el obispo determinó que un grupo de matronas la examinarían, comprobando que no sólo era mujer, sino virgen. Tras este examen, recibió el apoyo del eclesiástico, quien la puso bajo su tutela y la envió a España.

Conocedores de su caso en la corte, fue recibida con honores por el rey Felipe IV, quien le confirmó su graduación y empleo militar y la llamó “monja alférez”, autorizándola además a emplear un nombre masculino.

.

.

Jennie Irene Hodgers/Albert Cashier

Albert Cashier nació como Jennie Irene Hodgers en 1843. En 1862, disfrazado de hombre, se alistó en el 95º Regimiento de Infantería de Illinois donde libró más de 40 batallas bajo las órdenes del célebre Ulises S. Grant. Fue apresado en una ocasión pero consiguió liberarse. En 1865, tras la guerra, continuó viviendo como hombre trabajando como conserje en una iglesia, en un cementerio y como farolero. Votó como hombre y reclamó una pensión como veterano de guerra. En 1910, fue atropellado por un coche y se fracturó una pierna, el médico descubrió el secreto pero accedió a guardar silencio. Un año después se trasladó a un hogar de ancianos, con la mente un tanto deteriorada por la edad, los asistentes descubrieron su verdadero sexo durante un baño y fue obligada a vestir como mujer hasta su muerte, en 1915, aunque fue enterrada con atuendo militar y en la lápida se inscribieron sus dos nombres.

.

.

Juana/Papa Juan VIII o Benedicto III

La historia del papa mujer se ubica en el siglo IX según las crónicas, se llamaba Juana y habría nacido en el año 822 hija de un monje de nombre Gebert. Criada en el ambiente de su padre empezó a hacerse  con gran cantidad de conocimientos que en ese momento eran vedados a las mujeres, posteriormente según algunos tras un amor,  según otros buscando huir de la pobreza, tomaría el nombre de Juan el inglés convirtiéndose en sacerdote y gracias a sus grandes capacidades logró ascender hasta convertirse en secretario del papa León IV  el cual antes de morir, según el rito, debía soñar y elegir a su sucesor. No es difícil imaginar que soñara con su mano derecha.  Entonces el inglés John de Mainz (Johannes Anglicus, natione Moguntinus) se convierte en papa durante dos años, siete meses y cuatro días sumergiéndose  en un mundo de lujos y privilegios que tal posición implica hasta que finalmente cae rendida ante los placeres del amor y ellos traen como consecuencia un embarazo no planeado. Por supuesto ello hubiese podido pasar desapercibido bajo sus imponentes vestiduras de no ser por el “pequeño” detalle de haber dado a luz precisamente en medio de la multitud ante el portal de la iglesia de San Clemente, que le vio morir por una turba enardecida, el cual fue un castigo escogido por ella misma a quien en sueños le dieron la opción de elegir entre un castigo rápido, que significaría su redención, o seguir su vida normal pero sufrir un castigo eterno. Se dice que fue enterrada en el mismo sitio. En sus procesiones, los papas siempre evitaban este camino; muchas personas creían que los papas hacían esto por su animadversión a esa desgracia.    (versión Martín de Troppau por situarla detrás de León IV entonces hablaría de Benedicto III)

.

.

Janeta Velásquez

Loretta Janeta Velásquez fue una mujer nacida en Cuba que se hizo pasar por un soldado de la Confederación durante la Guerra Civil. Se alistó en la Armada de la Confederación en 1861, sin que su esposo lo supiera. Su esposo era soldado. Luchó en Bull Run, Ball’s Bluff y Fort Donelson. Sin embargo, su sexo fue descubierto en Nueva Orleáns y fue dada de baja. No se desanimó, volvió a alistarse y peleó en Shiloh hasta que nuevamente fue descubierta. Luego se convirtió en espía y trabajó bajo la apariencia tanto de hombre como de mujer. Su esposo murió durante la guerra. Volvió a contraer nupcias tres veces más, al quedarse viuda.

.

.

Santa Marina the Monk / Marinus

Otra historia curiosa es la de Santa Marina the Monk, conocida también por “Marina el monje”, María e Alejandría o simplemente Marino, o Marinus. Corría el siglo VI cuando a su padre, Eugenio, se le antojó convertirse a monje y como tenía a su hija al cargo, la vistió de niño y ambos ingresaron en el Monasterio de Qannoubine, en Libano. Durante 16 años, Marina se llamó Marinus y su sexualidad pasó desapercibida en el monasterio hasta que la hija de un posadero, de una posada cercana al monasterio en el que Marinus hizo noche en un viaje, se coló por el joven monje.

Como no, Marinus rechazó los ardientes deseos de la joven y ésta, humillada y enfadada por el rechazo buscó venganza. La posadera había tenido relaciones con un soldado y había quedado en cinta y denunció al joven monje como padre de la futura criatura.

Marinus, por preservar su identidad, fue expulsado del monasterio y se convirtió en mendigo, siempre en las cercanías del monasterio. Tomó la custodia del niño y tiempo mucho tiempo después, volvió a ser readmitido por los monjes junto a su hijo, aunque realizando las tareas más bajas y pesadas. Su sexo solo se reveló tras su muerte.

.

.

Hannah Snell/James Gray

James Gray – Hannah Snell

Hannah Snell fue un personaje de lo más peculiar nacido en 1723 en Worcester, Inglaterra. En 1744 se casó con James Summs con quien tuvo una hija que murió al año de nacer. Abandonada por su marido, vistió las ropas masculinas de su cuñado, James Gray, adoptó su nombre y comenzó a buscar a Summs (más tarde supo que había sido ejecutado por asesino). Viaajó a Portsmouth y se unió a la marina real. Allí fue enviada a la batalla en dos ocasiones, durante las cuales fue herida 11 veces en las piernas y una en la ingle. No se sabe cómo ocultó su sexo cuando su herida en la ingle fue tratada.

En 1750 su unidad regresó a Inglaterra y ella reveló su verdadero sexo a sus compañeros. Contó su historia a los periódicos y solicitó una pensión militar que le fue concedida. Su servicio militar fue reconocido oficialmente y  finalmente abrió un bar llamado “El Guerrero Mujer”. Con el tiempo se volvió a casar y tuvo dos hijos. Hannah murió en 1792.

.

.

Teena Brandon/Brandon

Brandon – Teena Brandon (Derecha)

Teena Brandon nació en 1972 en Lincoln, Nebraska. De niña era considerada como un marimacho y todo  el mundo la llamaba Brandon. Tras sufrir abusos sexuales por un familiar se mudó a Richardson County, Nebraska y allí comenzó una nueva vida como hombre. Allí hizo migas con dos ex convictos, John Lotter y Marvin “Tom” Nissen. También comenzó a tener citas con una mujer, Lana Tisdel. Nadie sospechaba que él era realmente una mujer.

Por temas relacionados con falsificación de cheques, Brandon fue encarcelado. Cuando Lana fue a rescatarlo se enteró del verdadero sexo de su novio, ya que se encontraba en la sección de mujeres de la cárcel. A sus amigotes Lotter y Marvin tampoco les sentó muy bien que Brandon se hiciera pasar por hombre y tras violarla y maltratarla la mataron de un disparo. Lotter fue condenado a muerte y Nissen a cadena perpetua. La historia de Brandon Teena se convirtió en el guión de la película Boys Don´t Cry, ganadora de un oscar.

.

.

Brita Nilsdotter/Petter Hagber

En 1756 nacía en Finnerödja, Suecia, Brita Nilsdotter. En 1785 contraía matrimonio con Anders Peter Hagber, un soldado de la guardia real. Poco después del matrimonio, Anders partió a la guerra Ruso-Sueca [1788-1790] donde resultó muerto. Desde entonces Brita, como travesti, pasó a ser conocido con el nombre dePetter Hagber. Participó en las batallas de Svensksund y de Bahía de Vyborg como un marine más. Al resultar herido, y cuando le curaban las heridas, se reveló la verdad acerca de su sexualidad. Fue licenciada y condecorada con la medalla al valor y tuvo un funeral militar.

.

.

Rosetta Wakeman/Lyon Wakeman

Otra mujer con alma guerrera. Sarah Rosetta Wakeman, nació en Nueva York en 1843 y luchó en la Guerra Civil con el nombre de Lyon Wakeman. Antes de la guerra ya descubrió que siendo hombre encontraba más trabajos y ganaba más dinero y con 18 años ya trabajaba como controlador de carbón en el puerto. Sus experiencias y peripecias se recogieron en el libro. “Un soldado poco frecuente: Las cartas de Sarah Rosetta Wakeman.

.

.

Mary Read

Mary Read nació a finales del siglo XVII en Londres (Reino Unido) en unas circunstancias que la obligaron a hacerse pasar por un hombre, aunque no es bien conocida la causa. Cuando se vio obligada a trabajar acabó haciéndolo en un barco mercante y finalmente se alistó en la armada, donde se enamoró de un compañero con el que acabó casándose y estableciendo su casa en tierra.

Una vez muerto su marido volvió a embarcarse, y un barco en el que viajaba fue apresado por el pirata Jack Rackham, por lo que Mary pasó a formar parte de la tripulación de dicho barco. Ahí se volvió a enamorar y se casó.

En el año 1720 el barco pirata fue capturado por el Gobernador de Jamaica, y todos sus tripulantes fueron sentenciados a muerte y ahorcados acusados de piratería menos dos. Las dos mujeres de la tripulación: Mary Read y Anne Bonny lograron retrasar su ejecución alegando que estaban embarazadas, condición que nunca se llegó a demostrar. De lo ocurrido con Anne se perdió la pista, aunque se especula con una posible liberación y Mary Read murió el año siguiente a su apresamiento a causa de unas fiebres cuando aun se encontraba en prisión.

.

.

Posteado por Sinuhé

.

.

Fuentes:

http://es.wikipedia.org

http://racanenado.blogspot.com

http://listverse.com

www.diadelamujer.net

http://en.wikipedia.org

www.army.mil

  • Anonymous

    Muy buena la informacion, aunque falto la historia de Juana de Arco que en una ocasion se vistio de hombre, pero de todas formas estuvo muy interesante la lectura… Gracias por tu dedicacion!

  • Ingrid

    Te falto la compositora Paule Pepin Fitzpatrick/ Pablo del Cerro. Esposa de Atahualpa Yupanqui.

  • willow

    me parece que no lo entiendes, no es travestismo, no todo era la necesidad de “cambiar” de sexo para poder hacer unas cosas u otras, simplemente era transexualidad.

  • Romi

    Genial. Pero algo que me disgusta es tener que ocultar el género para lograr algo, en vez de imponer el poder femenino (aunqe a veces era imposible). Pero de seguro varias lo hicieron porque se sentían hombres, por un caso de identidad de género, en una época mucho más complicada.

  • erick

    Saludos, esta es la segunda vez que escribo, muy interesante post, pero debo marcar un error, el caso del Chavalier de Eon o el Caballero de Eon, aqui lo defines como mujer, mas no era asi, era un hombre que se travestia como mujer, y que actuaba a las ordenes de Luis XV como espia, de ahi el que usara ropas de femina. Peri su historia es mas misteriosa que un simple acto de travestirse:
    “El 5 de octubre de 1728, Françoise de Charenton da a luz a un niño para mayor felicidad de su esposo, Louis d’Éon de Beaumont, director de las fincas del rey Luis XV. El recién nacido es bautizado con los nombres de Charles Geneviève Louise Auguste Andrée Timothée.
    El joven empieza sus estudios en 1743, en Tonnerre, en su Borgoña natal, antes de entrar en el Colegio Mazarino de París. Sale con su licenciatura de derecho bajo el brazo en 1749, convirtiéndose en un abogado destinado al Parlamento de París. En esa época de abogacía, publica un escrito “Consideraciones Históricas y Políticas” que llama la atención del rey Luis XV; el monarca le nombra censor real para la Historia y las Bellas Letras. Paralelamente, el joven D’Éon de Beaumont aprende el arte de la esgrima.
    En 1755, Louis-François I de Borbón, príncipe de Conti, ministro del “Gabinete Negro” (Servicio Secreto del Rey) encarga al caballero d’Eon una misión secreta que deberá desempeñar en la corte de la zarina Elisabeth I Petrovna de Rusia. Francia desea una alianza con Rusia y el caballero tiene por misión seducir a la emperatriz y ganarse su confianza. Con el fin de que Elisabeth I se sienta más cercana de su espía, el príncipe de Conti decide travestir al caballero d’Eon en mujer y rebautizarla como la señorita Lya de Beaumont.
    Consiguiendo la confianza de la soberana rusa, la señorita de Beaumont se convierte en una de sus íntimas y en su lectora. Es a su regreso a Francia que la gente empieza a murmurar y a cuestionar la verdadera naturaleza de su condición: el caballero d’Eon parece haber sabido jugar su papel a la perfección; demasiado bien para ser un travesti de ocasión…. Además, no se conocen aventuras femeninas ni conquistas del caballero, ni siquiera alguna novia, cuando pasa por ser un joven muy apuesto y con hermosos rasgos físicos (de ahi que se pensara que era mujer).
    Entre 1758 y 1760, el caballero es nuevamente destinado a Rusia, haciéndose pasar nuevamente por una mujer. Recorre Europa para llevar a cabo todas las misiones que le son confiadas por Luis XV en persona, sea vestido de hombre o de mujer, según las necesidades del momento.
    A su regreso a París, en 1760, Charles-Geneviève d’Éon de Beaumont se convierte en capitán de Dragones y recibe la condecoración militar más prestigiosa de Francia: la cruz de la Orden de San-Luis. Durante dos años, se ilustra en los campos de batalla y los rumores sobre su femeneidad cesan: la gente considera que una mujer no puede batirse del modo en que él lo ha hecho, con bravura, coraje y valentía, y encima recibir mandos de parte del rey.
    En 1762, el caballero d’Éon abandona el ejército para retomar su papel de agente secreto de Su Cristianísima Majestad el rey Luis XV de Francia, con una nueva misión que le lleva a cruzar el Canal de La Manga: a Inglaterra. En Londres, trabajará para los intereses de la política secreta de Luis XV. Según las intrigas que debe llevar a cabo, el caballero d’Éon se presenta tanto bajo el aspecto de un hombre o de una mujer… Los ingleses, perplejos ante ese extraño caballero, acaban por apostar sobre la verdadera sexualidad de éste; tanto es asi que, en 1771, las apuestas ascienden a la astronómica cifra de 300.000 libras esterlinas!
    Ante la situación, en 1774, Luis XV pide al caballero d’Éon que ponga término a los rumores que corren sobre su cuenta, y que declare si es hombre o mujer. El caballero firmará entonces una proclamación en la cual anuncia ser, en realidad, del sexo femenino. Dicha constatación es establecida y aprobada por varios médicos. Desde entonces, el rey ordena a Charles-Geneviève d’Éon de Beaumont que conserve para siempre su aspecto de dama y de no aparecer nunca más vestido de hombre. El caballero d’Éon pasa entonces a ser “Mademoiselle d’Éon”. Harán falta 14 meses de negociaciones para que el caballero admita, mediante pago de una renta anual, la auténtica naturaleza de su sexo.
    Siendo mujer, Charles-Geneviève deja de tener acceso al ejército, a los asuntos políticos y a la diplomacia. Condenado a la inactividad propia del sexo débil, “la joven dama d’Éon” pedirá a Luis XV el permiso de volver a llevar sus ropas masculinas. El rey no parece estar dispuesto a que ésta vuelva a ser el centro de atención y de los rumores sobre su sexo, y le niega el permiso.
    Tras la muerte de Luis XV, Mademoiselle d’Éon renueva su petición al nuevo monarca Luis XVI, presentándose en la audiencia que le concede el rey, revistiendo su uniforme militar de capitán de Dragones en 1777. Pese a las súplicas del ambiguo personaje, Luis XVI, respaldado por sus ministros Maurepas y Vergennes, se niega en redondo.
    Tras un exilio en Tonnerre, la “Mademoiselle d’Éon” abandona Francia para instalarse en Londres, en 1785. Allí llevaría una vida de “lady” antes de perder la renta que le daba anualmente el rey de Francia. Incluso después de la Revolución Francesa y de la muerte de Luis XVI, la ya avejentada dama d’Éon no retomaría los trajes masculinos, sin duda resignada a ser lo que siempre había sido: una mujer.
    Su padre, quizás decepcionado de no haber tenido un hijo, habría desde el nacimiento de Charles-Geneviève, hecho de su hija un niño?. Esta hipótesis debe ser retenida e imaginamos que Mademoiselle d’Éon, tan acostumbrada y que había sido educada como un hombre, quisiera recuperar su personalidad masculina después de 1774.
    La sorpresa y verdad de todo vino después de la muerte: El 21 de mayo de 1810, el ex-caballero d’Éon fallece. Olvidada por todos, Charles-Geneviève había muerto en la miseria, sin recursos. En el momento de su aseo funerario, los médicos y una quincena de personas se dan cuenta que la vieja dama era de hecho… ¡un hombre!
    El 23 de mayo de 1810, uno de los miembros de la Facultad de Medicina de Londres declaró: “Por la presente, yo certifico que he examinado y diseccionado el cuerpo del Caballero d’Éon y que he encontrado sobre ese cuerpo los órganos masculinos perfectamente formados desde todos los puntos de vista.”

    • erick

      De hecho la historia del Caballero de Eon merece un post unico, quedan muchas interrogantes al aire, ¿por que los medicos que lo examinaron a primera vez afirmaron que era mujer?, ¿porque el Caballero de Eon afirmo que era mujer?, ¿Por que despues de la muerte de Luis XVI el Caballero de Eon no retomo su verdadera personalidad de hombre?, ¿Por que no le fue retirada la condecoracion de Caballero de la Orden de San Luis despues de que “afirmo” que era mujer?, ¿Acaso Luis XV y Luis XVI sabian de la verdadera naturaleza del Caballero?
      Si buscan imagenes de pinturas del Caballero de Eon, tanto en su faceta de hombre como de mujer podran ver que en ambos casos era imposible saber la verdad.

  • Ernesto

    Y Morgana ???