Skip navigation

.

Los fondos de la Oficina de Objetos Perdidos de París dan para llenar un museo.

Todas las ciudades tienen Oficinas de Objetos Perdidos. Son esos lugares que nadie sabe donde están; en sí mismos, están igual de perdidos que los objetos que guardan. ¿Quién no ha perdido un paraguas?, ¿quién no se ha encontrado un paraguas perdido?, es algo normal, pero ¿quién ha ido a una Oficina de Objetos Perdidos a buscar o a depositar un paraguas perdido?, es algo menos normal.

Yo soy tan despistada que podría perder hasta la cabeza, y no es raro, porque  en el museo del que os hablo, tambien hay cabezas. Ya sea por prisa, por despiste, porque estás de paso, porqué ni te has dado cuenta de que te falta algo, porque no sabes dónde buscarlo… al final, los objetos perdidos se quedan durante años y años en los estantes de las oficinas. Todos tienen una vida, todos cuentan una historia, y buscando buscando, puedes encontrar hasta tesoros. Y cuando juntas tantos, ¿por qué no poner un museo al despiste humano, que no tiene límites ni fronteras?.

En el Micromusée du Service des Objets Trouvés de la Préfecture de Police du París, o museo de objetos encontrados, puedes encontrar desde un biberón hasta una pierna ortopédica. La gente es muy distraída.

El proyecto es mostrar al público los objetos que llevan más de dos siglos sin ser reclamados. Podemos asegurar que sus dueños ya habrán muertos y otros serán muy ancianos, pero estas partes de la vida cotidiana, que ya nadie va a reclamar, que ahora se amontonan en estantes en los almacenes, pronto lucirán en vitrinas con acceso al público. Para curiosos, amantes de las antigüedades y para que nos sorprendamos de hasta dónde puede llegar el despiste y la indiferencia humanas.

El Servicio de Objetos Encontrados se creó en 1804, según iban llegando unos, los más viejos se guardaban en almacenes más alejados. Tan lejanos ahora en el tiempo, que ya no tienen dueño, pero podrían contar muchas historias, protegidos en este lugar del paso del tiempo, la destrucción o la venta.

Aquí podemos encontrar objetos normales que cualquiera puede perder, un caballito de juguete de plástico, una pipa, una plancha, un estetoscopio, unos patines de hielo, un billete de 50 euros (la curiosidad está no en quién lo perdió, sino en quién lo entregó), una vaquita de juguete, hojas de cannabis resecas, una cámara de fotos, una tetera…

Hasta objetos un poco más peculiares y difíciles de perder, como una silla de ruedas, la chaqueta de un oficial que debía llevar puesta en el desfile de 4 de Julio de 2004, un documento militar de 1925 acompañado de su medalla de la Legión de Honor, el retrato de un marinero con una frase de amor para su amada, una prótesis articulada de la pierna derecha modelada en plástico, un catálogo original de la Exposición Universal de 1889, una dentadura postiza, un mocasín huérfano…

Un permiso de conducir alemán, varios cráneos humanos, huesos humanos, la maqueta de una goleta, una placa conmemorativa en mármol, un vestido de novia, una muñeca hinchable con su nombre escrito, Bárbara…

Una serie de cascos militares, la bolsa de un ladrón con un doble fondo especialmente equipado por un dispositivo (una banda adhesiva) para neutralizar los códigos de barras, una urna funeraria con su contenido, una plancha tan antigua que se considera metal pesado, un saxofón, un boletín escolar de un mal estudiante con sus notas (oportunamente olvidado), un pasaporte bretón…

Un sable de la yakuza, un certificado de buena conducta del coronel François, del 146 Regimiento de Infantería, de 1935, una cabeza de obús, una langosta gigante disecada, un lagarto disecado, un hervidor de principios de siglo (XX)…

Fotografías con sus autógrafos de famosos, un cuchillo de defensa de un policía neoyorkino. Y la estrella del museo; tres fragmentos de piedra de las Torres Gemelas conservadas en una bolsita de seda roja.

Está claro que por olvido, intencionadamente o por distracción, no sabemos dónde tenemos la cabeza, pero sí dónde encontrarla.

.

.

.

Tejido por Angelika.

Fuentes:

Musées insolites de Paris.

Fotografías del libro: Objets trouvés á Paris

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100000409181279 Natalie Kruczynski

    Lamentablemente no todos los países tienen instituciones así… Y además, no todos tienen el dinero para guardar la historia.

  • Joseph

    En muchos lugares los objetos “perdidos” se convierten en objetos “desaparecidos” según el personal que “pulule” por el lugar, como no hay constancia de entrega por parte del propietario y quién lo entrego se supone que no volverá a preguntar por él pues…
    Pasear por un museo-exposición de esta índole tiene que ser una experiencia interesantísima.
    Un día al salir a trabajar no encontré las llaves del coche y al abrir la puerta de entrada… ahí estaban en el suelo. A la tarde al aparcar el coche un vecino me dijo que me las había dejado en la puerta del coche, no había pasado una semana y se repitió la misma escena. Al volver a ver al vecino le pregunté si había sido él también esta vez y me dijo que sí… cómo se le puso la cara al darle las gracias y decirle que cuando encontrase mi cabeza la tirase directamente al contenedor, así sin más.
    Saludos.

  • Alcahez

    A mi se pierden paraguas, medias, dinero, etc, etc. entonces ahí debe de estar.

  • ingrith

    importante muy buen rreportaje excelente

  • http://emytecuento.wordpress.com Emy Tecuento

    ¡Cuantas cositas interesantes!!!
    ¿Me puedo pedir la foto con Jhonny Hallyday y Sylvie Vartan?
    Jejeje, lo de perder la pierna puede ser una broma pesada que le hayan hecho… Jo, me tengo que ir, ¡pero me gustaría imaginar una hipotética situación con cada objeto!
    Besitos ;)

  • http://emytecuento.wordpress.com Emy Tecuento

    Jejeje, en Port Aventura pasa lo mismo bajo el Dragon Khan!!
    Hasta algún ojo de cristal. Lo que no sé es si llegó hecho añicos… ¿Por qué los harán de cristal? Claro que si fueran de goma, irían rebotando…
    Disculpa, ye perdido el hilo, vuelvo a subir y miro otra vez las fotos.

  • http://tejiendoelmundo.wordpress.com Sinuhé

    Si… lo reconozco… las mariguana y la muñeca hinchable son mías, me las deje la última vez que fui a visitar el Louvre… jeje.
    Hace un tiempo conocí a un tipo que trabajaba en Terra Mítica, y me comentó que todos los días, bajo la montaña rusa, encontraban de todo. Desde carteras, llaves, gafas de sol etc… hasta dentaduras postizas, zapatos y un buen número de bragas, que parece ser tienen cierta tendencia a deslizarse a según que velocidades y ángulos. Lo mejor es que luego pocos eran los que iban a reclamar esas cosas, quizás por vergüenza, ve tu a saber.
    Yo por suerte no soy de perder cosas, y si las pierdo no me doy ni cuenta, que es lo mismo.

  • Medea

    Que curioso! Segun lo que dices, dentro de poco todo estará expuesto en un museo, no? Esque hace 2 semanas estuve en París, y me daría bastante rabia no haberlo visto!

  • http://anazulada.wordpress.com Ana Azul

    Perder un paraguas o una cartera, pues tiene una lógica. Pero perder una pierna ortopédica, o una tetera, o una dentadura, pues no lo veo tan normal.. ¿En que estarían pensando? Saludos
    Ana

  • Warthog Flammarion

    Wuau! yo quiero ir a este lugar, siempre está lleno de sorpresas. Por cierto, mi papá es el campeón del olvido. Si le pides que te traiga cereal, te trae arepas ¬¬

    Cualquier cosa por más simple o muy pequeña pero muy importante como una llave del carro o de la casa, se arma la hecatombe. Hasta ganas nos da de estrangularlo. Si pierde, tenlo por seguro que se lo manda a este museo de los olvidados.

    Besitos

  • DULCE ABRIL

    Vaya que buen museo .. Haceya varios años estaba en la secundaria y tenia el tallr de cosina, y teniamos que llevar sartenes aparte de los ingredientes me toco hacer un pastel total que llevabaun monton de sartenesy me acuerdo que tambien llevaba un frasco de ceresas 1 kg de huevo 1 kg de harina leche azucar aparte de mis libros y ese dia no tubimos taller y me regrese a casa con todo…… Bueno casi solo llegue con los libros esperando la combi para mi casa puse todo arriba de un auto estacionado y ahi lo olvide….. Bueno esa solo una ocasion de todo lo wue he perdidodicemi madre que no pierdo la cabeza solo por que la traigo pegada….. Y mi cuñada esta peor esa se le olvido el bebe en la guarderia ella paseandose y al bb por poquito se lo llevan a una casa hogar… Asi que no me extraña el que perdio la protesis

  • http://twitter.com/veronikgallardo Verónica Gallardo

    Jajajaja me ha dado mucha risa! pero algún día, después de abierto, voy!! jajaja

  • http://avernolandia.wordpress.com Nieves

    A mi algunos de los objetos me hacen pensar en asesinatos y despiece, por lo de perder el craneo por ejemplo y tambien a una historia de cuernos… si no, ¿por que se olvida alguien la pierna ortopedica? si no es para salir corriendo (es un decir jajajajajaja que me parto yo sola)
    Gracias por el buen rato.

    • angelika

      Sí, no hay que descartar la posibilidad, los cuchillos para descuartizar, la pierna ortopédica y la dentadura las tiras por ahí, si te entra hambre mordisqueas algún hueso y la lechera la usas para ir tirando trocitos al Sena sin levantar sospechas. Pero ¿a quién descuartizaron… al soldado, a la novia…a los dos…
      Besitos.

  • Green eyed fairy

    Jajaja quièn se olvidaría un pierna postiza, una silla de ruedas, los dientes postizos, que ya forman parte de uno mismo? Y los huesos humanos? cuac!! pero los más curiosos sin dudas son la plancha, el jarro y la pava! quién va al museo con estas cosas?

  • galilea617

    Y yo que creia que mi hija era despistada jajaja. Yo si no tengo el problema de perder las cosas (algo que agradecer a mi mania de revisar siempre que tenga todo encima)

    • angelika

      Si es que están muy mal las cabeza, yo en vez de echarme canela al café le acabo de echar curry. No lo recomiendo.

  • http://gravatar.com/dragonerrante dragonerrante

    Yo quiero el sable de los yakuza si lo subastan jeje. Que alguien pierda la pierna ortopédica deberia considerarse milagro,Xd . Yo no soy mucho de perder cosas soy mas de que me las roben , un día haré un museo con cosas inverosímiles que me han “levantado”.
    Besotes

    • angelika

      ¿Tú en qué barrio vives, alma de cántaro?… ¿y a qué hora es más fácil encontrarte con la cartera llena…?. Así que si un día te encuentras andando en gayumbos por la calle es que te han robado la ropa. A mi me pasa lo contrario, se ha dado el caso en el que saliera en bragas a la calle, como soy despistada siempre pienso ¿llevo las llaves, llevo las llaves?, pero no se te ocurre pensar ¿llevo la ropa?, no, pero las llaves sí, uf, menos mal.
      Besitos.

      • http://tejiendoelmundo.wordpress.com Sinuhé

        jejejeje, ya te vale¡¡

  • http://twitter.com/FAM_RIO angel duhart

    seria bueno poder ir y decir que algunas cosas son tuyas… o de tus padres, o abuelos
    … pero no creo que tengan hay mi conciencia, no se donde la perdi…
    saludos.

  • German

    Increible lo que las personas en sus descuidos dejan atras y es muy interesante esta muestra imaginate la de cosas que hay perdidas por ahi ni habalar de los aeropuertos

    • angelika

      En el aeropuerto de Madrid, Barajas, los almacenes llegan a estar tan llenos que los objetos los subastan. Si te enteras de cuando es la subasta, será la única forma de encontrar tu maleta…
      Un saludo.