Skip navigation

.

La leyenda de San Galgano

Todos conocemos la leyenda del Rey Arturo y La Espada en la Piedra, y generalmente la situamos en el medievo, en la zona de Inglaterra, pero como veremos ahora, quizás  el verdadero origen de esta leyenda o mito se encuentre un tanto lejos de las tierras inglesas, en plena Toscana italiana.

La historia de San Galgano es extraña, nacido en Chiusdino en 1148 (cuenta la leyenda que por gracia del arcángel San Miguel), siendo sus padres Guido y Dionisia.
Galgano Guidotti tuvo una vida despreocupada (algunas fuentes dicen que hasta un tanto libertina) hasta más de los veinte años, cuando se le aparece dos veces en sueños el arcángel San Miguel.
De esta manera inicia la conversión del joven Galgano que empieza a predicar por Siena y sus alrededores hasta su retiro a la cabaña que se convertirá en su ermita en el Monte Siepi.
Al día siguiente, Galgano anunció que se iba a hacer ermitaño y se fue a vivir a una cueva. Sus amigos y parientes lo ridiculizaban, y Dionisia, su madre, le pidió que vistiera nuevamente las ricas ropas de noble y que fuera a despedirse de su prometida. Galgano, emprendió el camino para cumplir el deseo de su madre, pero su caballo se encabritó, lanzándolo por tierra, al tiempo que oía una voz celestial instándolo nuevamente a dejar su regalada vida, posteriormente tiene un encuentro con el Papa Alejandro III que lo bendice y lo anima a construir una abadía cerca de la ermita.

Regresa a la ermita y, entre la desesperación de su madre y de su prometida Polissena y el sarcasmo de los demás caballeros, realiza su único milagro conocido: clava profundamente su espada en la piedra (en 1180) formando una cruz con la empuñadura.

Muere a los 33 años el 3 de diciembre de 1181, el año del nacimiento de San Francisco.
Según la leyenda, en su entierro estuvieron presentes los obispos de Volterra (Ildebrando Pannocchieschi), de Massa Marittima y de Siena y los abades cistercienses de Fossanova.
Después de su muerte, se erigió allí una capilla que todavía subsiste. Cuarenta años después, los cistercienses construyeron, al pie del monte Siepi, una abadía que llevaba el nombre de Galgano y que fue muy próspera en su época. Como consecuencia, San Galgano se hizo tan popular que cistercienses y agustinos lo reivindicaron, cada uno por su lado, como uno de los suyos.
Fue canonizado en 1185.

Por culpa o mérito de la estupidez humana, en la actualidad la espada en la piedra está protegida por una vitrina antivándalos y a prueba de estúpidos.
Un hombre rompió la espada en 1992 por intentar extraerla.
La empuñadura fue soldada  de nuevo a la hoja y se protegió con una vitrina de plexiglass


Algunas imágenes de la abadía:

.

.

.

Tema tejido y enviado por nuestro lector Weinur

Fuentes:

http://www.sangalgano.info/index_es.html

http://miprendoemiportovia.wordpress.com/tag/san-galgano/

http://www.colliditravale.it/chi_siamo_eng.asp?idm=16

  • candy Estrada

    hermosisimo lugar!

  • miguel talcual

    La cuestion seria q si eres quien la debe sacar no te deberia costar, si es magia se soltara sola, si fuera q se ha encajado q le pongan lubricante jajajaja

  • Danilo

    Si, si ……mucho loco, mucho loco, pero ya os veo yo a todos ahi intentando sacar la espada.

  • http://www.facebook.com/joseantonio.malpicaberthely Jose Antonio Malpica Berthely

    Enterrar una espada en una piedra se dice fácil, lograrlo es casi imposible;no conocía la historia, muy interesante y amena felicidades.

  • gabriel x

    guao que sorprendido nunca inmagine que esa historia fuera vasada en la realidad. una historia fantastica felicidades. jajaja ese hombre debio averse echo ????¡¡¡¡¡ cuando la rompio hay que ver que nosotros los humanos nunca se nos quitara lo curioso y es super bueno saverlo xq si no tuvieramos curiosidad no se hubiese descubierto nada de lo que conocemos ahora saludos

  • Orochirel

    Uhm, las fotos de la abadia me recuerdan a la escena final de la tercera pelicula de “The Omen” o La Profecia…

  • http://www.ceconsultingbenalmadena.es Asesor

    Es como ese botón rojo que no sabemos para lo que es y hasta que no lo presionamos no nos quedamos tranquilos