Atributos y maravillas del fantástico pez invisible brasileño.

Curiosidades, Hechos insólitos

.

Un portento de la naturaleza… o la publicidad

Quizás algún avispado lector haya conseguido encontrar en la fotografía superior al famoso pez invisible brasileño, de no haberlo conseguido, no se preocupen, su vista está en perfectas condiciones puesto que esta famosa especie, como su nombre indica, es totalmente invisible o lo que es lo mismo, inexistente.

¿Se puede vender lo que no existe? Por supuesto, y mucho más cuando hablamos de publicidad. Este viejo truco de los peces invisibles se lo atribuyó a principios del siglo pasado el publicista Harry Reichenbach (1882-1931), que acudió en ayuda de un restaurante que pasada por sus horas bajas para atraer clientes. Según cuenta Reichenbach en su propia autobiografía, Phantom Fama (escrita con la ayuda de David Freedman), para atraer a la clientela tan solo tuvieron que poner en el escaparate del local un recipiente transparente lleno de agua y junto a él un cartel que rezaba: “El único pez Invisible Brasileño que vive”.

Los efectos no se hicieron esperar y al poco tiempo una multitud de curiosos se agolpaba para contemplar a tan asombroso portento de la naturaleza. Entre el gentío, algunos juraban que podían detectar los movimientos del agua que efectuaban los peces invisibles. Reichenbach, todavía rizó más el rizo colocando de forma estratégica un ventilador eléctrico que esporádicamente creaba algunas ondas en la superficie del agua.

.

Tira cómica de 1950 dibujada por Merril Blosser basada en el truco de los peces invisibles

.

En ese punto la multitud ya no cabía en sí más de gozo: “¿Lo ven? ¡Ahí va! ¡No, no, allí está!”. Todos sonreían satisfechos de poder haber visto al esquivo morador de la pecera. El restaurante se hizo famoso por un tiempo, aunque la fama no duró mucho ya que la propia intangibilidad del truco acabó por aburrir al personal. Pese a ello, el inventivo truco (aunque engañoso), se convirtió en todo un clásico y fue utilizado por muchos para atraer a la clientela a sus comercios. De ese modo, en los escaparates de muchas ciudades de Estados Unidos se pudieron contemplar “Peces invisibles de América del Sur”, “Peces invisibles peruanos” y todas las variantes imaginables.

Al final, el truco ya era conocido por todos y su uso se redujo a mercadillos y circos ambulantes para embelesar a algún que otro incauto.

Puede parecer que este recurso publicitario es cosa del pasado y que hoy en día no surtiría tanto efecto, pero nada más alejado de la realidad, ya que en sus distintas versiones se sigue usando en muchas campañas publicitarias. ¿Alguien recuerda lo que es el  ziritione?

.

.

Por otro lado, existen en realidad peces prácticamente transparentes que bien podrían haber sido usados para el truco, aunque la mayoría fueron descubiertos a partir de la década de los sesenta y, de haber sido reales, quizás no hubiera tenido tanta gracia la treta publicitaria y, por supuesto, no hubiese salido tan económica.

.

.

.

Tejido por Sinuhé

Fuentes:

http://www.museumofhoaxes.com

Fotografía del pez transparente de Manuel Díaz

.

.

ARCHIVO DE CURIOSIDADES DE T.E.M


Ver qué hay en el Home
Ver articulo al azar


Se habla de ►